Vistas a la página totales

jueves, 24 de diciembre de 2015

EL AMOR Y LA ROSA





El amor de mujer y la rosa
son como una misma cosa,
si se le da su lugar regalará su fragancia y candor, 
pero si se le apreta ahogándole
sus espinas hieren, causando mucho dolor.





Es lógico que ambos se defiendan, 
no es de esperar que alguno lo entienda,
el amor se hace eterno respetándole,
con la rosa nos extasiamos cultivándole...





El amor es casi como un sueño
pero realmente no tiene dueño, 
el amor por si sólo se basta, 
la rosa enamora al más entusiasta.





La rosa que para ornamento se corta, 
pronto languidece, 
el amor que no se cultiva, 
tarde o temprano, perece.


© Hernán A. Núñez

jueves, 15 de enero de 2015

Reflexiones de un venezolano



Buen día, mis queridos amigos y contactos, a escasas horas de mi partida, no quiero despedirme del país que me vio nacer, sin antes dejar una reflexión (a mi parecer) de lo que acontece en este maravilloso país, …estoy seguro que a algunos no les gustará! la verdad lo siento, pero éste, es mi blog y también una de mis formas de expresión.

Si así lo desean pueden borrarme o bloquearme, esa es su prerrogativa, pero también estoy seguro que muchos se sentirán identificados con estas líneas y mi escrito les ayudará a sacar sus propias conclusiones, ya que la fuerza mediática del gobierno ha cerrado medios televisivos, ha comprado otros que antes, medianamente, estaban al servicio informativo del pueblo y tiene cualquier cantidad de emisoras radiales y televisivas en manos de unos ineptos que se babean por un proceso que solo destruye y divide a un pueblo noble…

Ahí les va, gústeles o no, solo espero que lo analicen y esto les permita tener un poco de mejor criterio ante lo que nos acontece en la patria de Bolívar; yo no me creo dueño de la razón pero si sé que mi dignidad como humano me impele a rechazar la que considero nocivo para la sociedad, así como enaltecer las cosas buenas… pero haciendo un arqueo de ambas, creo que lo negativo arrastra la balanza.

En este blog, por ejemplo, en distintas publicaciones, ya he definido mi posición con respecto a esta “pseudo” revolución en la cual no creo, porque no puede ser justo que la población esté viviendo para “para sobrevivir”. ¿Cómo ha de ser posible que tengamos que hacer colas por cualquier mariquera que tengamos que comprar?

Ya muchas personas hacen colas de a gratis, se bajan de las camionetas y autobuses al ver una cola y al preguntar que van a vender les contestan que no saben, pero allí permanecen haciendo la cola, para comprar cualquier cosa… ¿acaso no tienen familia a quien atender?, ¿una pareja a quien amar?, ¿unos hijos a quien acariciar? ¿una vida por vivir?

En una de esas que yo pasaba por un supermercado donde había una cola extralarga como ya es costumbre, porque dizque iban a vender harina pan y yo iba a comprar otra cosa, por lo tanto no tenía que hacer la cola, al entrar le pregunté a uno de los dependientes si era verdad que iba a llegar la susodicha harina precocida de maíz y me contestó que no sabía de dónde habían sacado esa información y otro que le acompañaba me dijo que eso era todos los días, que llegaban a la 7 de la mañana y se iban a la 1 de la tarde y se iban al ver que no llegaba ningún camión con los insumos esperados, o sea, ¿ya hasta se cumple horario en la vaina?

Y digo yo: ¿Qué guevonada es esa? ¿Acaso el miedo no nos deja actuar en consecuencia?¿qué pasa con  nuestra dignidad que se nos trata como estúpidos y ya tan fácilmente nos acostumbramos como dóciles borregos a estar pendiente del bozal de arepa con que se nos quiere  arriar? quizá esté siendo un poco duro con mis aseveraciones, pero yo creo que ya basta de calarse tanta basura, ¿es que acaso no tenemos un poco de raciocinio para ver como se nos utiliza y seguimos pensando que aun todavía “tenemos patria”?

Es cierto que cuando AD y COPEY no había una óptima calidad de vida pero, ¡coño! me molesto al pensar que hayamos caídos como unos pendejos al creer en este proceso; el difunto pescó en río revuelto y muchos (me incluyo) creímos que por ser un  militar podría poner coto a la situación de inseguridad que hay en este país; pero eso ya pertenece al pasado y  la historia se encargará de evaluar su gestión de gobierno (que si me preguntan a mí, les diré que ha sido un total fracaso), pero eso es sólo mi apreciación ,que no tiene que ser la más acertada.

Ahora no sólo es la inseguridad social (en todos los sentidos), te roban e igual te tirotean, y los tales colectivos apadrinados por el actual gobernante títere, sin ser policías (aunque cobran por partidas secretas del Estado) andan como Pedro por su casa en todo el país con armas (hasta de guerra) en mano, fungiendo de cuerpo represivo del gobierno (paramilitares) descaradamente robando a los ciudadanos, irrespetando a todos los organismos legalmente establecidos para imponer el orden, la disciplina y el cumplimiento de las leyes que no hacen nada y si lo hacen se les destituye, que locura, me da pena ajena…

Los bancos te consumen tu sueldo en intereses, eso cuando logras tras muchos intentos que te presten, la única manera de obtener tu casa es que seas leal al gobierno y no tengas vergüenza, que seas dócil y sigas su doctrina, ahí sí…, te equipan tu casa, a precios módicos y hasta te consiguen un techo, pero a costa de que seas leal a la estupidez. ¿Acaso los que pensamos distinto no somos venezolanos?

 La gente de la “revolución” que te vende el gas regulado a 3,750 Bs. te lo clava a 10 y sin derecho a protestar, eso cuando llega, porque también hay que hacer cola…  Y nadie le pone coto a esta situación, pues las tales juntas comunales también están en el jueguito y solo están pendiente de que el gobierno paternalista les baje recursos para poder meter la mano y agarrar “algodón con yodo”, como decimos aquí a apropiarse indebidamente de recursos que están destinados a resolver problemas de la comunidad… ¿Y las contralorías sociales? ¡Muy bien, gracias! Seguro ahí van comiendo, ¿o no?

Si hablamos de la salud, ni se diga, ¡no hay medicinas! y las pocas que hay es menester caerse a coñazos para conseguirlas, eso de lado de afuera, porque dentro de los hospitales públicos no hay insumos, la gente muchas veces muere de mengua en las puertas de los hospitales, los cuales no se dan abasto por insuficiencia de recursos, no hay suficientes camas, ni personal médico, ¿acaso la salud no es un reglón primordial en esta “revolución”? La tal chikungunya nos ha escoñetado de lo lindo, el dengue, el canciller, la hipertensión, el sida y pare usted de contar.

A los altos funcionarios del gobierno poco les importa, ¿acaso ellos llevan a sus hijos a los CDI, a las Clínicas Populares y mucho menos a los módulos de Barrio Adentro?, eso es el martes chino. No mis queridos compatriotas, ellos llevan a su gente querida a las mejores clínicas privadas, inclusive en el propio imperio, (el cual ahora inexplicablemente, le abre las puertas al gobierno de las momias insulares) donde además vacacionan los querubes de los “nuevos ricos” al fiel servicio del gobierno”.


Ya no quiero hablar más, mejor dicho, escribir más sobre la situación de Venezuela, solo le pido a Dios que nos agarre confesados, porque me parece que lo que viene no será mejor de lo que ya tenemos y eso ya es decir bastante y el innombrable cachuo tiene las manos, la cola y hasta el tridente metido en este gobierno facista, abyecto y deleznable. ¡Que la Divina Pastora nos ayude!