Vistas a la página totales

jueves, 31 de octubre de 2013

El Diamante


Hace muchos años se encontró en una mina africana, el diamante más grande del mundo. Se lo regalaron al rey de Inglaterra para que lo llevara sobre su pecho y él rey lo envió a un experto en piedras preciosas para que le diera forma.

¡No puedes imaginar lo que el experto hizo con ese diamante! Tomó aquella gema de valor incalculable y le hizo una hendidura. Luego la golpeó con fuerza y  la piedra quedó partida en dos.

Podríamos pensar ¡Qué lástima! ¡Qué error tan grande! ¡No, de ninguna manera! Aquel golpe no fue casual. Durante semanas había estudiado la calidad, los defectos y las líneas por donde la piedra debía romperse.


El hombre al que se le había encomendado, era uno de los expertos más famosos del mundo. ¿Piensan que el experto se equivocó? No, fue la demostración de su habilidad. Cuando dio aquel golpe, hizo lo único que podía darle a la gema, la forma más perfecta, su mejor luminosidad y su máximo valor.

Aquel golpe que parecía ser la ruina de la estupenda joya en realidad tuvo un efecto redentor. De aquellos pedazos, se confeccionaron dos magníficos diamantes que solo el hábil ojo del artesano fue capaz de ver, escondidos en la piedra que el Rey le envió.

De la misma manera, a veces Dios permite golpes tremendos en nuestra vida. La ansiedad nos invade y nuestro espíritu clama angustiado por una respuesta. El golpe parece injusto e inmerecido, pero no es así.

¡Tú eres la joya más preciosa para el Señor! ¡Algún día brillarás en la corona del Rey de Reyes!

“Él sabe exactamente lo que debe hacer contigo. No te preocupes, confía, porque sobre tu vida no caerá golpe alguno, que no sea autorizado por el amor de Dios. Y cada uno de los golpes que Él permita, obrará en ti una bendición y un enriquecimiento personal y espiritual nunca antes visto, ni imaginado”

miércoles, 30 de octubre de 2013

Yo soy el abuelo mío




Tengo un hijo que es mi tío
porque hermano es de mi padre
siendo mi esposa su madre:
Yo soy el abuelo mío.
 
Por mi mala suerte un día
me casé con una viuda
que para entonces sin duda
esta una hija tenía
como mi padre quería
formar parte en este lío
se casó por un desvío
con la hija de mi esposa
por cuya razón forzosa:
Tengo un hijo que es mi tío.

Siendo mi hija es sabido
la hija de mi mujer
naturalmente he de ser
yo el hijo de su marido
este es mi padre querido
y mi mujer es su madre
Aunque en mi pecho taladre
éste es mi hijo inocente
y mi tío naturalmente:
Porque hermano es de mi padre.

Delira mi mente inquieta
al pensar por qué razón
vino a formar esa unión
mi padre con una nieta
el enredo se interpreta
aunque la razón no cuadre
el hecho de que mi padre
es esposo de mi hija
esta es una prueba fija:
siendo mi mujer su madre.

Este es un caso horroroso
mi hija nieta de mi padre
que por razón es mi madre
porque mi padre es su esposo
y yo su hijo forzoso
de mi padre este sombrío
y fuera de mi el albedrío
mi pensamiento es prolijo
pues si mi padre es mi hijo:
Yo soy el abuelo mío.



martes, 29 de octubre de 2013

La Ruptura




Soy uno de los que hablan solo. Pero además soy de los que se contestan. Esto no tendría nada de particular si no fuera porque a consecuencia de ese hábito de hablar y contestarme solo, generalmente entro en violentas discusiones y termino insultándome, y enfurecido conmigo mismo me quito la palabra dejando nuevamente de hablarme solo, por largo tiempo.


Así llevo ya seis meses sin dirigirme la palabra. La situación es por lo demás insoportable porque como después de todo soy yo mismo, y en el fondo me guardo respeto y consideración, me molesta no poder cambiar impresiones ni comentar sobre tantas cosas importantes que son de mi incumbencia.


Las otras personas no se dan cuenta de mi pelea. Como vivimos en un mundo de apariencias y de engaños, todos me ven sonriente y de lo más unido sin saber que dentro de mí existe una terrible discrepancia, una absoluta falta de comunicación, la cual, estoy convencido, a la larga me llevará a un rompimiento total.
Algunas veces trato de reconciliarme. De decirme que uno no debe tomar las cosas de esa manera; pero corto rápidamente. El rencor que me han dejado los insultos que me he dado y las ofensas tan graves que me hice en la última discusión no me permiten perdonarme. Con otros tal vez, pero conmigo, conociéndome, no es posible olvidar lo que me he hecho.

Tengo varios amigos íntimos a los cuales les he planteado la desagradable situación por la que estoy atravesando, que como es lógico me tiene tenso y malhumorado. Ellos han tratado de interceder, de conciliar. Me explican que la vida es corta y el amor por uno es lo más grande en este mundo; que la armonía interior es la base de la felicidad y el bienestar de la familia y la sociedad. Pero soy muy terco, conozco el problema a fondo y a pesar de que los oigo prefiero no tomar en cuenta su opinión. No puedo permitir que yo mismo me haya hecho esto, porque crearía un precedente muy grave que a la larga redundaría contra mi dignidad.




Desde la última vez que discutí solo apenas me he cruzado un sí o un no en momentos de mucha trascendencia. Pero la mayor parte del tiempo prefiero dejarme llevar por los instintos y no me pongo a analizar los pro y los contra de centenares de problemas. Sé que esta situación no se puede prolongar demasiado porque la diferencia de criterios que hay es tan grave que prácticamente ya no es posible hacer nada por unirme.






A pesar de que por muchos años traté de soportarme, de ceder y disimular para no agudizar más estas diferencias, hoy por hoy, muerta la ilusión de los años juveniles y el amor de los primeros tiempos, y pasada la época en que admiraba ciegamente mis virtudes y mis méritos, he llegado a la conclusión de que lo mío no es posible. Es necesaria una separación definitiva.



No quiero alarmarme, pero secretamente he consultado un abogado para que me explique los detalles de este complejo caso. ¿Para qué seguir mortificándome? ¿Cuál es el objeto de alargar este martirio, de ver esa carota arrugada cada día ante el espejo? De verdad que estoy cansado de todas mis impertinencias y no aguanto más ese carácter. Estoy convencido de que esto no tiene razón de ser. Por eso, la próxima vez que me dirija la palabra será para pedirme la ruptura.


Soy una persona joven y sé que aún puedo rehacer mi vida.

Del libro Divertimentos
Autor: Otrova Gomas

lunes, 28 de octubre de 2013

Día del Ingeniero


Hoy, 28 de octubre, se festeja en Venezuela, el día del ingeniero, su celebración se debe precisamente a la conmemoración de la instalación del Colegio de Ingenieros de Venezuela (CIV), que se realizó el día 28 de octubre del año 1861.

Así comenzó a funcionar CIV con algo más de 60 Ingenieros adscritos, ya que para aquél entonces no había muchos graduados en dicha profesión, en la actualidad el CIV tiene aproximadamente 130.000 ingenieros, arquitectos y afines que hoy están de plácemes celebrando su día.

¡Felicitaciones a todos mis amigos, familiares y contactos que tienen la noble y dedicada profesión de ingenieros y para todos aquellos que puedan llegar a leer esta nota, un gran abrazo para todos!


domingo, 27 de octubre de 2013

Juicio


Cuentan que durante un juicio en un pequeño pueblo, el abogado acusador llamó al estrado a su primera testigo, una mujer de avanzada edad.
El abogado se acerca y le pregunta: "Señora Sánchez: ¿Sabe usted quién soy YO?"
Ella, con la calma que dan los años le respondió: -Si señor, lo conozco Dr. Garza. Lo conozco desde que era un niño, y francamente le digo que usted resultó ser una gran decepción para sus padres. Siempre miente, cree saber de todo, es muy prepotente, abusivo, engaña a su esposa y lo peor de todo, le gusta manipular a las personas. Se cree el mejor de todos, cuando en realidad no es usted más que una basura. Si señor, lo conozco muy bien...-
Un pesado silencio invadió la sala... El abogado se quedó estupefacto, sin saber exactamente que hacer…
Apuntando hacia la sala, le preguntó a la Sra. Sánchez: "¿Conoce usted al abogado de la defensa?"
Nuevamente y con la misma calma, ella le respondió: -Claro que sí. Yo conozco también al Dr. García desde que era un niño. Se parece muchísimo a usted, pero además también es un zángano, marrullero y corrupto. Desde chiquito fue muy flojo, y ahora apenas se toma unos tragos se vuelve maricón y se le moja la canoa.
Para su desgracia tiene problemas con la bebida; no puede tener una relación normal con nadie y, junto con usted, son los peores abogados de la región, sabe que en pueblo pequeño...
Sin mencionar que él engaña a su esposa con un jovencito y dos mujeres diferentes; una de ellas por cierto es la esposa suya, ¿no lo sabía Dr. Garza? Sí, doctor, yo conozco al Dr. García, su propia madre tampoco está muy orgullosa de él-
El abogado de la defensa estaba lívido, parecía un cadáver…, casi cae infartado!!!

En eso el Juez, con apremio, llama a los dos abogados para que se acerquen al estrado, y les dice muy quedo: «Miren, si alguno de ustedes, par de hijo’e putas, se le ocurre la brillante idea de preguntar a esa vieja loca si me conoce a mí, ¡LOS METO PRESOS A LOS DOS, DE POR VIDA!!!»


Halloween



¡Por qué yo no creo en esta celebración!


¿Qué significa el Halloween?


Halloween hoy es, sobre todo, un gran negocio. Máscaras, disfraces, dulces, maquillaje y demás artículos necesarios son un motor más que suficiente para que algunos empresarios fomenten el “consumo del terror”. Se busca además favorecer la imitación de las costumbres norteamericanas al considerarse que esto está bien porque este país tiene fama de “superior”.

Es impresionante el poder de la publicidad en nuestra sociedad que nos lleva a comprar, a pensar y a vivir de una manera en la que ni siquiera hemos reflexionado. Cuando nos damos cuenta estamos atrapados por el consumismo, el cual no respeta edad, nacionalidad o creencia religiosa. Se vale de cualquier elemento para atraer nuestra atención con el fin de vender. El problema es que muchas veces, los que salimos más perjudicados con esto somos los cristianos.

Entre los ejemplos que podríamos mencionar están la Navidad y la fiesta de Todos los Santos. En la primera nos damos cuenta, con bastante tristeza, que el día de Navidad, estamos llenos de regalos, sin un centavo en la bolsa y lo peor, es que nuestra actividad "compradora" ha dejado de lado la preparación espiritual para la fiesta del "nacimiento de Cristo".

Se ha cambiado la figura del Nacimiento del Niño Dios, por un San Nicolás y la cena de Navidad consiste en el intercambio de regalos y una exquisita cena (si ésta es posible dado que ya se gastó uno todo el aguinaldo y las tarjetas de crédito están hasta el tope). De manera que nuestra fiesta cristiana, poco a poco se ha ido transformando en una fiesta comercial, en la que muchas veces el único ausente es precisamente el homenajeado: Jesús de Nazaret.

Caso semejante sucede con la celebración de "Todos los Santos" en donde vemos que al aproximarse el 31 de Octubre las tiendas se ven llenas de: mascaras, trajes de monstruos, atuendos de brujas, calabazas con expresiones terroríficas, etc., en fin, de artículos que poco tendrían que ver con nuestra fe y con la fiesta que se celebrará.

Dado que nos acercamos a esta fecha, quisiera compartir contigo algunos elementos de reflexión que nos lleven a valorar nuestra fe y a no dejarnos influenciar por el mercantilismo que puede incluso cambiar o destruir nuestra fe y nuestras costumbres.

Un poco de historia


Podemos considerar que celebración del Halloween tiene dos orígenes que en el transcurso de la historia se fueron mezclando.

a. Origen Pagano

Por un lado encontramos que el origen pagano podríamos atribuirlo a la celebración Celta, llamada "Samhain" y que tenía como objetivo dar culto a los muertos. La invasión de los Romanos (46 A.C.) a las Islas Británicas dio como resultado la mezcla de la cultura Celta, la cual con el tiempo terminó por desaparecer. Su religión llamada Druidismo, con la evangelización terminó por desaparecer en la mayoría de las comunidades celtas a finales del siglo II.

Sobre la religión de los Druidas, no sabemos mucho pues no escribieron sobre ella, todo se pasaba de generación en generación. Sabemos, que las festividades del Samhain se celebraban muy posiblemente entre el 5 y el 7 de Noviembre (a la mitad del equinoccio de verano y el solsticio de invierno) con una serie de festividades que duraban una semana, finalizando con la fiesta de "los muertos" y con ello se iniciaba el año nuevo Celta.

Esta fiesta de los muertos era una de sus festividades principales pues celebraban lo que para nosotros sería el "cielo y la tierra" (conceptos que llegaron sólo con el cristianismo). Para ellos el lugar de los muertos era un lugar de felicidad perfecta en la que no había hambre ni dolor. Los celtas celebraban esta fiesta con ritos en los que, los sacerdotes druidas, sirviendo como "médium", se comunicaban con sus antepasados esperando ser guiados en esta vida hacia la inmortal. Se dice que los "espíritus" de los muertos venían en esa fecha a visitar sus antiguos hogares.

b. Origen Cristiano

Desde el siglo IV la Iglesia de Siria consagraba un día a festejar a "Todos los Mártires". Tres siglos más tarde el Papa Bonifacio IV (+615) transformó un templo romano dedicado a todos los dioses (panteón) en un templo cristiano dedicándolo a "Todos los Santos", a todos aquellos que nos habían precedido en la fe.

La fiesta en honor de Todos los Santos, inicialmente se celebraba el 13 de Mayo, pero fue el Papa Gregorio III (+741) quien la cambió de fecha al 1º de Noviembre, que era el día de la "Dedicación" de la Capilla de Todos los Santos en la Basílica de San Pedro en Roma. Más tarde, en el año 840, el Papa Gregorio IV ordenó que la Fiesta de "Todos los Santos" se celebrara universalmente.

Como fiesta mayor, ésta también tuvo su celebración vespertina en la "vigilia" para preparar la fiesta (31 de Octubre). Esta vigilia vespertina del día anterior a la fiesta de Todos los Santos, dentro de la cultura anglosajona se tradujo al inglés como: "All Hallow´s Even" (Vigilia de Todos los Santos). Con el paso del tiempo su pronunciación fue cambiando primero a "All Hallowed Eve", posteriormente cambio a "All Hallow Een" para terminar en la palabra que hoy conocemos "Halloween".

Por otro lado ya desde el año 998, San Odilio, abad del monasterio de Cluny, en el sur de Francia, había añadido la celebración del 2 de Noviembre, como una fiesta para orar por las almas de los fieles que habían fallecido, por lo que fue llamada fiesta de los "Fieles Difuntos" la cual se difundió en Francia y luego en toda Europa.



Halloween en nuestros días


Si analizamos la actual celebración del Halloween veremos que poco tiene que ver con sus orígenes. De ellos sólo ha quedado el hecho de la celebración de los muertos pero dándole un carácter TOTALMENTE distinto al que tuvo en sus orígenes y agregándole, poco a poco, una serie de elementos que han distorsionado totalmente la fiesta, sea "de los muertos (difuntos)" como de "todos los santos".

Entre los elementos que se le han agregado, tenemos por ejemplo, la tradición de "disfrazarse", misma que muy posiblemente nació en Francia entre los siglos XIV y XV para la celebración de la Fiesta de "Todos los Santos". Durante esta época Europa fue flagelada por la plaga bubónica o "peste bubónica" (también conocida como "la muerte negra") en la cual murió alrededor de la mitad de la población.

Esto creó en los católicos un gran temor a la muerte y una gran preocupación por esta. Se multiplicaron las "misas" en la fiesta de los "Fieles Difuntos" (2 de Noviembre) y nacieron muchas representaciones artísticas que le recordaban a la gente su propia mortalidad.

Estas representaciones eran conocidas como la "Danza de la Muerte". Dado el espíritu "burlesco" de los franceses, en la víspera de la fiesta de los "Fieles Difuntos", se adornaban las paredes de los cementerios con imágenes en las cuales se veía al diablo guiando una cadena de gente: Papas, reyes, damas, caballeros, monjes, campesinos, leprosos, etc. (la muerte no respeta a nadie), y los conducía hacia la tumba.

Estas representaciones eran hechas también basándose en cuadros plásticos, con gente disfrazada de personalidades famosas y en las distintas etapas de la vida, incluida la muerte a la que todos debían de llegar.

Al parecer la tradición "dulce o travesura" (Trick or Treat), tiene su origen en la persecución que hicieron los protestantes en Inglaterra (1500-1700) contra los católicos. En este período en Inglaterra los católicos no tenían derechos legales: no podían ejercer ningún puesto público y los perseguían con multas, impuestos elevados y hasta cárcel. El celebrar misa era una ofensa capital y cientos de sacerdotes fueron martirizados.

Un incidente, producto de esta persecución y de la defensa del catolicismo fue el intento de hacer volar al rey protestante Jaime I y su Parlamento con "pólvora de cañón", marcando así el inicio de un levantamiento católico contra sus opresores. Sin embargo el "Plan pólvora de cañón" ("Gunpowder Plot") fue descubierto en Noviembre 5, 1605, cuando el que cuidaba la pólvora, un convertido descuidado, llamado Guy Fawkes, fue capturado y ahorcado.

Esta revuelta católica generó una fiesta que muy pronto se convirtió en una gran celebración en Inglaterra (incluso hasta nuestros días). Muchas bandas de protestantes, ocultos con máscaras, celebraban esta fecha visitando a los católicos de la localidad y exigiéndoles cerveza y pasteles para su celebración, diciéndoles: "Trick or Treat". Más tarde el "Día de Guy Fawkes" llegó a las colonias con los primeros colonos que llegaron a América trasladándose al 31 de octubre para unirla con la fiesta del Halloween.

Podemos entonces darnos cuenta que la actual fiesta del "Halloween" es producto de la mezcla de muchas tradiciones que los inmigrantes trajeron a los Estados Unidos desde los inicios del 1800, tradiciones que ya han quedado olvidadas en Europa pues sólo tienen sentido en la integración que la cultura americana le ha dado en esta celebración.

Nuevos elementos de Halloween


Muy posiblemente, producto de su identificación con la fiesta de los Druidas, en la cual se "invocaba" a los muertos y los mismos sacerdotes servían de médium, esta celebración del 31 de Octubre, se ha ido identificando con diversos grupos "neo paganos" y peor aún, con celebraciones satánicas y ocultistas.

El festival a "Samhain" llamado hoy en día el "festival de la muerte" es reconocido por todos los satanistas, ocultistas y adoradores del diablo como víspera del año nuevo para la brujería. Anton LaVey, autor de la "La Biblia Satánica" y sumo sacerdote de la Iglesia de Satanás, dice que hay tres días importantes para los satanistas: (1) Su cumpleaños; (2) El 30 de Abril y (3) el más importante para ellos, Halloween.

LaVey dice que es en esta noche que los poderes satánicos, ocultos y de brujería están en su nivel de potencia más alto. Y que cualquier brujo u oculista que ha tenido dificultad con un hechizo o maldición normalmente puede tener éxito el 31 de Octubre, porque Satanás y sus poderes están en su punto más fuerte esta noche.

Por otro lado el 31 de Octubre, de acuerdo a la enciclopedia "World Book", Halloween es la víspera del año nuevo para la brujería y dice que es el principio de todo lo que es "frío, oscuro y muerto".

Hollywood ha contribuido también a la distorsión de esta fiesta creando una serie de películas como "Halloween" en las cuales la violencia gráfica, los asesinatos, etc., crean en el espectador en estado de angustia y ansiedad. No podemos decir que estas películas son solo para adultos, pues es una realidad que dada nuestra cultura y el relajamiento en la censura pueden ser vistas, muchas de estas, incluso en la televisión comercial creando en los niños miedo y sobre todo una idea errónea de la realidad.

Esta fiesta se ha ligado de tal manera al ocultismo que es un hecho comprobado que la noche del 31 de Octubre en muchos países se realizan misas negras, cultos espiritistas, y otras reuniones relacionadas con el mal y el ocultismo.

Podemos darnos cuenta, entonces que queriendo o no, estos elementos se han mezclado también en la celebración actual del Halloween y como producto de su influencia, se han agregado a los disfraces, las tarjetas y todos los elementos comerciales: las brujas, los gatos negros, los vampiros, los fantasmas y toda clase de monstruos terroríficos, muchos de ellos con expresiones verdaderamente satánicas.


sábado, 26 de octubre de 2013

La Oración es hablar con Dios

Cuando quiero hablar con Dios


 Cuando quiero hablar con Dios, simplemente hablo.
Cuando quiero hablar con Dios, a veces me callo
y elevo mi pensamiento, pido ayuda en mi sufrimiento:
Él es padre y siempre escucha mi corazón.


¡Cuántas veces, hablando con Dios, desahogo y lloro!
E imploro alivio en Él para mi corazón.
Entonces siento Su Presencia,
Su amor y luz tan intensa
que ilumina mi rostro y alegra mi corazón.





¡Cuánta paz! ¡Cuánta luz!
Dios nos muestra y enseña el camino
que a Él nos conduce.
Dios de paz, Dios de luz,
Dios nos dice que a Él se llega
siguiendo a Jesús.

Es tan lindo hablar con Dios en cualquier momento...
Dios que ve a una hoja que cae y la eleva al viento...
y no existe un lugar donde no esté
y no pueda escuchar mi voz.
En el cielo o en la tierra: está dentro de mí.


¡Cuánta paz! ¡Cuánta luz!
Dios nos muestra y enseña el camino
que a Él nos conduce.
Dios de paz, Dios de luz,
Dios nos dice que a Él se llega
siguiendo a Jesús.





viernes, 25 de octubre de 2013

Memoria

El amor no busca su propio interés


Un hombre de entrada edad fue a una clínica para hacerse curar una herida en la mano. Tenía bastante prisa, y mientras lo curaba el médico le preguntó qué era eso tan urgente que tenía que hacer.
El anciano le dijo que tenía que ir a una residencia de ancianos para desayunar con su mujer, que vivía allí. Llevaba algún tiempo en ese lugar y tenía el mal de Alzheimer muy avanzado.

Mientras le terminaban de vendar la herida, el doctor le preguntó si ella se alarmaría en caso de que él llegara tarde esa mañana.


-No- respondió el abuelo. -Ella ya no sabe quién soy yo. Hace ya casi cinco años que no me reconoce-.

“Entonces” preguntó el médico, “si ya no sabe quién es usted, ¿por qué esa necesidad de estar con ella todas las mañanas?”

El anciano sonrió y dijo: -Ella no sabe quién soy yo, ¡pero yo,  todavía, si sé muy bien quién es ella!-

Al galeno  se le hizo un nudo en la garganta y tuvo que contener las lágrimas, mientras el viejecito se iba, se quedó pensando: "Ésa es la clase de cariño que quiero en mi vida: el verdadero amor, que no se reduce a lo físico o lo romántico". 

El verdadero amor es la aceptación de todo lo que el otro verdaderamente es, de lo que ha sido, de lo que será y de lo que ya nunca podrá ser...






martes, 22 de octubre de 2013

Día Internacional del Conocimiento de la Tartamudez


Otra mirada de la tartamudez


Hoy,  22 de octubre, se celebra el “Día Internacional del Conocimiento de la Tartamudez”, cuyo objetivo es: “promocionar conciencia y comprensión, mostrar aprecio a quienes tartamudean y a los profesionales del lenguaje que trabajan con ellos”.

Ustedes estimados lectores quizá habrán tenido ocasión de conocer a lo largo de su vida a uno o varios tartamudos, habiéndoles suscitado una gran extrañeza, a veces hasta con risitas o burlas, al observar los esfuerzos, gestos y muecas que realizaban para una acción aparentemente tan sencilla como hablar; e incluso, con el ánimo de ayudar y facilitar la fluidez de las palabras, hayan aconsejado tranquilidad, calma, habla lenta y similares.

Estos consejos responden al estereotipo social de los tartamudos, compuesto de una amalgama de atributos desacreditadores, que califica al tartamudo de inseguro, nervioso, introvertido, acomplejado, tímido, tenso, autoestima baja e incluso, que le falta una motivación; en síntesis, un estereotipo que denota irregularidades o déficits psicobiológicos, derivado de la medicalización del fenómeno de la tartamudez, como a continuación se explica.



Al margen de la veracidad de estos atributos, cuestión delicada que no desarrollaremos de momento, en ningún caso la tartamudez está causada por una personalidad constituida por lo rasgos antes mencionados, como bien han demostrado investigadores de la talla de Van Riper o Bloodstein.

Sin embargo, este estereotipo ha calado en el inconsciente colectivo, originando una actitud paternalista y clínica que la comunidad tartamuda rechaza abiertamente, tal y como hemos observado en los grupos de autoayuda o en las comunidades virtuales de tartamudos durante más de tres años.

Este estereotipo social obedece a la medicalización de la tartamudez, esto es, a la concepción de la tartamudez como un síndrome patológico, una pléyade de elementos portadores de patogenia: desde la noche de los tiempos, la tartamudez ha sido concebida como enfermedad, alteración, trastorno, disfunción, etcétera.

La medicalización del fenómeno de la tartamudez ha comportado consecuencias desastrosas para los afectados: a mediados del siglo XIX el cirujano prusiano Dieffenbach extirpó sin anestesia grandes cuñas de lengua a varios tartamudos con el fin de eliminar la tartamudez, muriendo alguno de ellos.

En el siglo pasado, Lebrun y Bayle propusieron la neurocirugía como tratamiento de la tartamudez, nada menos; actualmente, el único fármaco aprobado por las autoridades sanitarias españolas para el tratamiento específico de la tartamudez es el Haloperidol, que es una droga muy potente utilizada para atenuar los síntomas de la esquizofrenia, sin apenas eficacia para la tartamudez y con efectos secundarios nada recomendables.

Guiados por el afán ciego de curar y erradicar el síndrome de la tartamudez y sin plantearse otras posibilidades de tipo social, las ciencias de la salud -medicina y psicología principalmente- han cometido atropellos de distinto calibre, similares a los perpetrados a otras comunidades que en su día estuvieron medicalizadas y estigmatizadas como la homosexual, por ejemplo.

La medicalización de la tartamudez implica para los afectados una carrera moral jalonada de fracasos terapéuticos –que el tartamudo interioriza como culpabilidad al no ser capaz de cumplir las expectativas paternas y clínicas-, visitando desde los primeros años de vida múltiples especialistas como foniatras, psiquiatras, logopedas y psicólogos, sin apenas obtener resultados terapéuticos, al menos a partir de la adolescencia, porque como ya dijera en 1939 el Dr. Knopp: Nadie cura a un tartamudo adulto. En la actualidad algunas clínicas de logopedia se niegan a tratar a tartamudos adultos por ética profesional.

Lázaro Arbos, el tartamudo que
 emocionó al jurado de American Idol
En suma, la medicalización de la tartamudez ha producido consecuencias nefastas para la comunidad tartamuda, entre las que destacamos: una concepción de la tartamudez como un trastorno que requiere curación y no la aceptación personal y social, un estereotipo social que ofende a los tartamudos y una identidad social estigmatizada.

Esas tres consecuencias, mencionadas en el párrafo anterior, dañan la identidad personal del tartamudo, que huye de la vida social y se refugia en la soledad de la periferia. Prueba de ello son los tres sentimientos que componen la realidad subjetiva de los tartamudos, según Sheehan (2003) y Corcoran y Stewart (1998): vergüenza, culpabilidad y miedo.


¿Qué sentido tiene medicalizar la tartamudez si no se obtiene ningún beneficio, salvo para los clínicos y la industria farmacéutica? ¿Por qué no luchar para que esta minoría estigmatizada logre la normalización e integración social?

Los tartamudos están dando los primeros pasos en esta dirección: en los dos foros virtuales en castellano dedicados al conocimiento de la tartamudez se advierte una “salida” discreta, relegando a un segundo plano la fluidez y la curación de la tartamudez.


Al igual que ya ocurriera en otras agrupaciones estigmatizadas, la comunidad tartamuda comienza a emanciparse lentamente después de siglos de medicalización y estigma.

Charles Darwin

La desmedicalización de la tartamudez es una opción realista, similar a la desmedicalización de la intersexualidad, transexualidad, sordera (el Movimiento Sordo), autismo (http://www.neurodiversity.com),  o tantos otros.



Eppur si muove”

Original de Cristobal Lorente