Vistas a la página totales

lunes, 22 de septiembre de 2014

La salud en Venezuela


A la caricaturista Rayma, días atrás, la botaron del diario El Universal por denunciar que la salud en Venezuela está colapsada, ¿entonces si los médicos y enfermeras también protestan los despedirán? Si los pacientes de los centros de salud salen a manifestar por las precarias condiciones en que están, los despedirán también? ¿ya no serán más pacientes?


O sea que Venezuela será un país de impacientes, ¡yo creo que sí!, de impaciencia para que este grupo de corruptos caiga y pague por sus tropelías. ¡No se puede tapar el sol con un dedo!, el oficialismo no puede negar que la salud de los venezolanos de a pié es un caos (quizá no los grandes jerarcas, ellos van a clínicas y médicos privados, pues tienen billete).



Pero en cambio este gobierno títere no tiene para aumentarle el sueldo a nuestros médicos y profesionales de la salud y solventar la deuda que tiene el estado con ellos por concepto de prestaciones sociales y a los militares cada rato le aumentan y le mejoran su condición social para tenerlos comiendo de la mano y ¿qué pasa con la conciencia de esos personajes?


La escasez de medicinas, la insuficiencia de insumos y materiales médicos, la gran cantidad de equipos de diagnóstico y tratamiento que están dañados esperando reparación y la pobre infraestructura hospitalaria que realmente dan ganas de llorar. ¿Todo ello acaso no es para el uso de los venezolanos que lo necesitamos?


Me viene a la mente un cuento que escuché una vez de un rey déspota y cruel cuyo único deseo era enriquecer sus arcas de dinero y joyas, sin importarle la miseria de su pueblo y los pobres campesinos molestos le enviaron cartas de desagrado con un emisario. Dicho rey cuando se enteró lo que decían las cartas mando a fusilar al mensajero para que no le llevaran malas noticias… ¡menos mal que eso solamente sucede en los cuentos!