Vistas a la página totales

viernes, 31 de mayo de 2013

Judio


Un judío hablando a su hijo:
Este reloj de oro perteneció a mi tatarabuelo. De mi tatarabuelo pasó a mi bisabuelo, de mi bisabuelo a mi abuelo, de mi abuelo a mi padre, de mi padre a mí y ahora quiero que pase a…
¡TE LO VENDO!

Dame un nuevo corazón, Señor!

Déjame sentir la honda paz presente en cada experiencia, en la armonía de vivir. Dame calma Señor, de manera que pueda entrar en la paz de tu bondad, dentro de mi corazón. Dame paz de manera que vea tu bendición y tu amor divino en todas las cosas.

Guárdame de las palabras ofensivas y fantasías inútiles; calma la carrera de mi mente para que mis pensamientos tengan la claridad y el movimiento fácil del aire fresco que respiro. Busco la serenidad de un lago tranquilo, la fuerza de un roble, el inmutable y sólido poder de las montañas.

Dame calma Señor, para que pueda admirar la belleza que has creado a mí alrededor. Necesito tiempo para pensar, tiempo para buscar soluciones a los problemas que se me puedan presentar; tiempo para bendecirte y agradecer tu infinita bondad.

Dame calma Señor, se mi guía, orienta mis pasos y pensamientos Padre Bueno. Esa mi oración en este día y mientras siento que me tranquiliza tu presencia, siento la suavidad de tu mano en la mía.

Bendice Padre amado a los hermanos que con su oración interceden ante ti para alivianar nuestra carga, bendice también a aquellos que se han olvidado de ti y han torcido su sendero para que regresen a la luz.

¡Gracias Padre mío, por escucharme!






Grupo Cantaré

Dame un nuevo corazón, Mi pensamiento eres tu Señor, Amigo fiel

Día Mundial de No Fumar

"Día Mundial Sin Tabaco"

La Organización Mundial de la Salud (OMS) celebra cada año el Día Mundial sin Tabaco, el 31 de mayo como un punto de partida para desarrollar y apoyar diferentes actividades encaminadas a la prevención del consumo de cigarrillo.

Se calcula que para el año 2020, el cigarrillo se convertirá en la primera causa de muerte e incapacidad por encima del Sida, la tuberculosis, los accidentes de tránsito, y suicidio y el homicidio. Esta es una de las estadísticas que a nivel mundial se han difundido como parte de la información y el apoyo que necesita un fumador para abstenerse de fumar.

La Organización Mundial de la Salud, (OMS), estableció el 31 de Mayo como el “Día Mundial sin Fumar” para invitar a la sociedad a reflexionar sobre las consecuencias que produce el hábito de fumar en la salud. Hace ya dos años, tal día como hoy, Venezuela amaneció mostrándose al mundo el lema: 
“Este es un ambiente 100% libre de humo de tabaco”.

El 31 de mayo del 2011 entró en vigencia la resolución Nº 39.627 del Ministerio del Poder Popular para la Salud, que prohíbe fumar en espacios cerrados, sean lugares públicos o privados. Desde entonces los espacios de encuentro común han adquirido un nuevo aire exento de los tóxicos del cigarrillo. Todo esto para tratar de mejorar la salud del venezolano y proteger a los “no fumadores”, mientras se obliga a los fumadores activos a disminuir la cantidad de cigarrillos que consume cotidianamente.

Considerando que el consumo de productos de tabaco es un problema de salud pública que cada vez tiene mayores repercusiones en el área de la salud, el gobierno venezolano intenta darle un alto a los fumadores con esta política de ambientes libres de humo. Este es uno de los objetivos del sector gubernamental en materia de prevención de enfermedades y promoción de salud, al considerar que el cáncer de pulmón es el tipo más frecuente y principal causa de muerte en el mundo.

Según informa la Organización Mundial de la Salud, el tabaquismo es la principal causa prevenible de mortalidad en el mundo. Asegurá esta institución, que más de 5 millones de personas morirán por ataque cardíaco, accidentes cerebrovasculares, cáncer, dolencias pulmonares u otras enfermedades relacionadas al hábito de fumar. En dicha cifra, no se incluyen las más de 600 mil personas afectadas por los fumadores que morirán por haber estado expuestas al humo, como fumadores pasivos.

El tabaquismo se ha convertido en la peor epidemia de todos los tiempos; es causante de más muertes que el sida, el paludismo, las guerras, la fiebre amarilla, los genocidios y pare usted de contar. “Más de 80% de los fumadores en Venezuela fallece a causa de este vicio” el número de muertes que se cobra cada año esta epidemia global podría alcanzar los 8 millones en el 2030.

Desde 1987 la Organización Mundial de la Salud ha celebrado esta fecha en todo el mundo. La idea es hacer que el consumo vaya disminuyendo cada vez más, con el propósito de fomentar un período de 24 horas de abstinencia de todas las formas de consumo de tabaco alrededor del mundo de manera simbólica.

En nuestro país es uno de los primeros países en donde se prohibió la publicidad de estos productos en radio y televisión, en el año 1980. En Venezuela son 16.000 muertes al año por causa del consumo de cigarros. Usted o yo podríamos estar entre estas negras estadísticas.

Yo fumaba casi 2 cajas de cigarrillos al día y una vez un persona a quien quiero mucho me recriminó, con mucho cariño, que en menos de 1 minuto iba por el segundo cigarrillo; le manifesté que me era muy difícil dejar de fumar, que me tranquilizaba, me dijo lo siguiente: "Yo dejé las drogas por ti ¿y tu me dices que no puedes dejar el cigarrillo? Haré de cuenta que esto no me está sucediendo, que es sólo un sueño" ¡Hasta ese día fumé! y me siento feliz de haberlo hecho...

Éste es un buen día para dejar de fumar! pero recuerde… Cualquier día es bueno! Su salud se lo agradecerá y también sus vecinos!

jueves, 30 de mayo de 2013

La Verdad

¿Cuantas veces nos creemos dueños de la verdad?...


Cuántas veces nos creemos dueños absolutos de la verdad, sentados sobre un pedestal de donde no queremos bajar y escuchar razones, con nuestro ego y orgullo a la máxima expresión, seguros de nosotros mismos, sin un ápice de humildad, creyéndonos perfectos, poderosos, semidioses, viviendo en nuestro propio reino, donde ni siquiera El Todopoderoso tiene cabida ni lugar, mirando el pecado ajeno sin revisar en nuestra propia conciencia; incapaces de compartir y mucho menos perdonar...


Entender a aquel que señalamos con el dedo, sin darnos cuenta que cuando señalamos a alguien tres de nuestros propios dedos apuntan hacia  nosotros mismos, comprender al que cayó en desgracia, a esa persona que es motivo de escándalo, a ese ser que hoy se arrastra en el fango, a quien todos le damos la espalda, de quien todos harán leña como el árbol caído; es muy fácil ver los toros desde lejos, pero el que está en el ruedo es quien ve el peligro frente a su nariz.


Pero acaso... ¿sabes que tu destino un día puede cambiar ¿Qué así como subiste igual  puedes caer? Y cuan más alto te hayas levantado mayor puede ser el golpe al desplomarte de la altura donde ya ni caminas sino que vuelas! y estarías en el mismo lugar de aquel a quien tanto desprecias! (solo que en peores condiciones), de quien apartaste la vista para tranquilizar tu conciencia, de quien hablas a hurtadillas y hasta a vivas voces de su mala fama.


No has leído en Las Divinas Escrituras (Mateo 7, 1-5): "No juzguen a los demás y no serán juzgados ustedes. Porque de la misma manera que ustedes juzguen, así serán juzgados, y la misma medida que ustedes usen para los demás, será usada para ustedes. ¿Qué pasa? Ves la pelusa en el ojo de tu hermano, ¿y no te das cuenta del tronco que hay en el tuyo? ¿Y dices a tu hermano: Déjame sacarte esa pelusa del ojo, teniendo tú un tronco en el tuyo? Hipócrita, saca primero el tronco que tienes en tu ojo y así verás mejor para sacar la pelusa del ojo de tu hermano".


Así podemos estar nosotros por cometer tantos errores, por ser tan soberbios, por dejarnos vencer por el mal, así nos habrán de crucificar también a nosotros, haciéndonos a un lado en la más terrible y oscura soledad, allí si nos acordaremos del Creador para pedirle ayuda.



Por eso no debes escandalizarte de ese pobre pecador ni de ningún otro semejante, al fin y al cabo todos somos iguales ante los ojos del Creador, quien además es el único y auténtico Juez. Mas bien, debemos ser solidarios con nuestro prójimo.


Dice La Santa Biblia, (Levítico 19, 15-18): "No dictarás sentencias injustas. No harás favores al pobre, no te inclinarás ante el rico, sino que juzgarás con justicia a tu prójimo. No calumniarás a tu prójimo ni buscarás medios legales para hacerlo desaparecer. No odies en tu corazón a tu hermano; pero corrígelo, no sea que te hagas cómplice de sus faltas. No te vengarás ni guardarás rencor contra tus paisanos, sino que más bien amarás a tu prójimo como a ti mismo, pues Yo soy Yavé".


Mañana puedes ser tú el que caigas,  porque… ¿quién no ha sucumbido a una tentación? ¿quién es aquel que no ha tropezado más de una vez? ¿quién no ha confiado en su propio juicio sin invocar al Padre Eterno? ¡Dímelo! ¿Quién? El que esté libre de pecado que lance la primera piedra...


No seamos jueces, ni verdugos, no asumamos la tarea de Dios! Que en nuestros labios y nuestros ojos solo asomen siempre la misericordia y el perdón para ese hermano, ese amigo o inclusive enemigo, para ese prójimo que encontró la desdicha. Que en nuestro corazón solo viva y triunfe la humildad, la misericordia, la solidaridad y  el Amor.


Autor: Desconocido
(Editado por mí)

miércoles, 29 de mayo de 2013

Día del Adulto Mayor

Día del abuelo o del adulto mayor


Con todos los honores que por derecho natural le corresponde, esta fecha 29 de Mayo, se celebra en Venezuela, el “Día del Adulto Mayor”, ese árbol de vida que deja huellas en nuestra historia, formadores del carácter de sus hijos y nietos y descendencia en general, historia vivida y modelo de virtud que inculca valores sin mezquindad.



En algunos países se celebra esta fecha los 10 de junio y, según resolución de las Naciones Unidas, en otras naciones del mundo se conmemora el 1 de octubre. No obstante: ¿Cuál es la verdadera historia? ¿Por qué en Venezuela se rinde tributo a los abuelos y abuelas cada 29 de mayo?



Ser abuelo no es motivo para festejar sólo un día, pero ellos se merecen que exista el Día del Abuelo. La celebración de este día en nuestro país, se hace para rendir honores a Alonso Andrea de Ledesma, un espigado y viejo guerrero que formó parte de las expediciones de conquista de Diego de Losada en 1567. Se sabe de la historia, que ello implica a  luz de la llegada de los “conquistadores torvos” de los que hablaba Neruda en su poética inolvidable, de acuerdo a nota de prensa.



Cuenta la historia que Don Alonso Andrea de Ledesma, fue un hidalgo valeroso quien combatió junto a Don Juan de Carvajal y el Capitán Diego García de Paredes y que participó en las Fundación del Tocuyo y Trujillo. Fue también el primero en entrar a la fortaleza donde Lope de Aguirre se resistía, convirtiéndose en uno de sus captores. Participa activamente en la conquista, y ese mismo año participa en la fundación de Caracas, ciudad de la que fue su primer alcalde y corregidor, haciendo su residencia en el pueblo de Baruta. Y así sigue combatiendo y participando en varias batallas hasta que un 29 en mayo de 1595, se enteró que unos piratas iban rumbo a su ciudad.




El pirata inglés Amías Preston, con seis barcos artillados toma por asalto el puerto de Guaicamacuto, localizado a media legua de La Guaira. El grupo de piratas ingleses que desembarcaron en las costas de la Guaira, saquearon todo el poblado y mataron a muchos pobladores que defendían el sitio. La nefasta noticia llego a la ciudad de Caracas, también el rumor de que los filibusteros continuarían camino a esta, para darle el mismo destino que al puerto.




Los habitantes de aquella Caracas, colonial y paupérrima, asustados por lo que se decía se les venía encima, llamaron a cabildo abierto y allí decidieron huir a oriente, por lo menos, hasta que los piratas se cansaran de estar por estas tierras. De repente, entre la muchedumbre reunida en la plaza mayor, se oyó una trémula voz que decía: “Caracas nunca ha huido ni lo hará”, era Don Alejandro, el noble hidalgo español, venido a estas tierras desde hacía mucho y hombre noble que aun poseía la gallardía de su estirpe.



Por supuesto los demás pobladores temerosos tomaron rumbo a oriente, tan solo él con su esquelético y débil cuerpo montado sobre un caballo del mismo aspecto y trajeado con armaduras ya oxidadas, tomó la vía al litoral, "el camino de los españoles" (En la Pastora, Puerta de Caracas) para enfrentar al enemigo de su amada ciudad. Con este porte, encaminó su rumbo antes mencionado en búsqueda de un destino ya marcado, así emprendió su último viaje.


Pero el arrojo del hidalgo quedó en la historia plasmado en ocasión de la llegada de piratas ingleses comandados por Preston, a tierras caraqueñas. Alonso Andrea de Ledesma se negó a abandonar la ciudad, y decidió enfrentar a los corsarios vistiendo una armadura oxidada con una especie de bacinilla como casco.




El capitán pirata Preston fue conducido por el camino hacia Caracas a través del cerro el Ávila por un traidor, quien por cierto, luego recibió como pago a su traición, el ser degollado por los propios piratas.



Cuando los piratas se trasladaban a Santiago de León de Caracas, los habitantes de la ciudad salieron despavoridos. En esa huida solo el anciano tomó las armas, con armadura vieja en su caballo con su lanza y valor se lanzó sobre los piratas, ese anciano era Don Alonso Andrea de Ledesma.



Al verlo venir, el capitán pirata no podía contener la risa, pues era un solo combatiente contra esos feroces hombres que él capitaneaba, curtidos por el salitre y la guerra, aunque también sintió admiración por el arrojo y temple del caballero, ordenando, por respeto, que no le hicieran daño y lo capturasen vivo, pero este gesto ofendió a Don Alejandro y tomando en alto su lanza se enfiló rumbo a las tropas de bandidos logrando causar algunas bajas entre los piratas, por lo que el pirata Preston se ve en la necesidad de abrir fuego.


Suenan, entonces, los arcabuces y el caballero cae a tierra, muerto.  Este noble hidalgo cayó al piso con los brazos extendidos como queriendo abrazar al camino y así impedir el paso a Caracas. Al quitarle la armadura Preston se da cuenta de que el intrépido y feroz jinete es solamente un anciano alto, delgado, de barba blanquecina. En honor a quien salió solo a defender la ciudad, limpian el cadáver, lo ponen sobre un escudo, lo cubren con una capa y disparan sus armas al aire. El capitán  de los forajidos, ocultando una lagrima en su rostro para que no lo vieran sus hombres, ordenó que hechos los honores, fuese enterrado justo antes de seguir camino a la capital.



En un artículo titulado “Caracas”, publicado en 1846, Don Juan Vicente González relata el suceso de la siguiente manera: “Apenas el anciano Alonso de Ledesma salió solo, tembloroso por la edad, pero valiente, en su caballo, acusando así a la juventud que debiera, por lo menos, acompañarle.”



Cuentan que esta historia del notable hidalgo pudo haber sido la inspiración de Miguel de Cervantes Saavedra para su gran obra Don Quijote de la Mancha. Aunque no existen datos precisos que indiquen la ciudad exacta donde se escribió la obra, algunos aseguran que fue en Sevilla, por lo que se puede inferir que por ser el puerto de entrada al comercio americano de la época, el autor pudiera haber escuchado esta historia de algún marinero que la escuchó a su vez en tierras americanas.



Fuentes: Libro Fundación Polar/Mary Canelón Delgado, Biblioteca Pública Bolivariana “María Calcaño”

Despues de ti, qué?

Después de ti, ¿qué?

Cristian Castro & Raul Di Blasio



Para ver el videoclip de Cristian Castro acompañado por Raúl Di blasio, haga click en el siguiente enlace de letras rojas==> Después de ti, qué?

La Esperanza

Existían millones de estrellas en el cielo. Estrellas de todos los colores: blancas, plateadas, verdes, doradas, rojas y azules. Un día inquietas, se acercaron a Dios y le dijeron: -Padre Creador, nos gustaría vivir en la tierra, entre los hombres-.  

“Así será hecho” les respondió el  Señor. “Las conservaré a todas ustedes pequeñitas, así como se ven, para que puedan bajar para la tierra”.

Se cuenta que, aquella hermosa y clara noche, hubo una fulgurante lluvia de estrellas.  Algunas se acurrucaron en las torres de las iglesias, otras se fueron a jugar y se establecieron junto a los juguetes de los niños y la tierra quedó maravillosamente iluminada.

Pero con el pasar del tiempo, las estrellas decepcionadas, resolvieron abandonar a los hombres. “¿Por qué volvieron?” preguntó Dios, a medida que ellas iban llegando al cielo. -Señor, no nos fue posible permanecer más tiempo en la tierra. Allá existe mucha hipocresía, miseria y violencia, hay mucha maldad y demasiada injusticia-.

El Todopoderoso, algo triste, les dijo: “¡Claro! El lugar de ustedes es aquí en el cielo. La tierra es el lugar de lo transitorio, de aquello que pasa, de aquel que cae, de aquel que yerra, de aquel que muere, allí nada es perfecto.  El cielo es el lugar de la perfección, de lo inmutable, de lo eterno, donde nada perece”.

Después que llegaron todas las estrellas y verificando su número, Dios habló de nuevo: “Nos está faltando una estrella… ¿Será que se perdió en el camino?” Un ángel que estaba cerca replicó: -No Señor, es que una de las estrellas resolvió quedarse entre los hombres-.
-Ella descubrió que su lugar es exactamente donde existe la imperfección,- continuó diciendo el querube, -justo donde hay límites, donde las cosas no van bien, allí, donde hay lucha y dolor.-

“¿Cual estrella es esa?” volvió a preguntar Dios.

-Es la Esperanza Señor, la estrella verde. La única estrella de ese color-. Le dijo el espíritu celeste con alas.

Y cuando todos miraron hacia la tierra, notaron que la estrella ya no estaba sola. La tierra estaba nuevamente iluminada, ahora en el corazón de cada persona habitaba una estrella verde. Porque el único sentimiento que el hombre tiene y Dios no necesita, es la esperanza.

Dios ya conoce el futuro. La esperanza es propia de la persona humana, propia de aquel que yerra, de aquel ser que es imperfecto, de aquel que no sabe cómo será el futuro, de aquel que anhela mejorar su devenir.

Recibe querido amigo que me lees en este momento, como un regalo divino, ésta estrella en tu corazón: ¡La Esperanza!


martes, 28 de mayo de 2013

El hombre y la mariposa

Un hombre encontró un capullo y lo llevó a casa, de manera de observar como emergía la mariposa del capullo. Un día algo pequeño apareció, El hombre se sentó y observó por algunas horas como la mariposa luchaba forzando su cuerpo a través de la pequeña abertura del capullo.

Parecía que no había ningún progreso. Era como si la mariposa no podía salir. Estaba atascada. El hombre en su bondad decidió ayudar a la mariposa. Tomó unas tijeras y cortó lo que faltaba para que saliera el pequeño cuerpo de la mariposa. Y así fue, la mariposa salió fácilmente.

Pero su cuerpo era pequeño y retorcido, y sus alas estaban arrugadas, no se habían desarrollado. El hombre continuó observándola en espera de que en cualquier momento la mariposa estirara las alas. Pero nada pasaba. De hecho la mariposa pasó el resto de su vida arrastrándose en su retorcido cuerpo, sin poder volar.

Lo que el hombre no entendió, a pesar de que lo hizo movido por su corazón y piedad, es que el pequeño capullo y la lucha requerida para salir del pequeño agujero era la manera en que Dios inyectaba fluidos desde su cuerpo hacia las alas, de manera que se fortaleciera, para alistarla para volar y tomar la libertad. Libertad y vuelo que sólo pueden venir al fortalecerse con la lucha por liberarse.

Privando a la mariposa de la lucha, el hombre la privó de su salud y libertad.


Algunas veces nuestras luchas y aflicciones, son exactamente lo que necesitamos en nuestras vidas para fortalecernos, para curtirnos. Si Dios nos libra de todos los obstáculos en nuestro devenir podría lisiarnos y tornarnos débiles e inadaptados en nuestras vidas; no seríamos tan fuertes como lo hemos sido hasta ahora.

lunes, 27 de mayo de 2013

La Ciega

Había una ciega sentada en la calle, con una taza y un pedazo de cartón, escrito con tinta negra, que decía: "Por favor, ayúdenme, soy ciega".

Un creativo de publicidad que pasaba frente a ella, se detuvo y observó unas pocas monedas en la taza.

Sin pedirle permiso tomó el cartel, le dio vuelta, tomó un marcador negro que él llevaba y escribió otro anuncio.

Volvió a poner el pedazo de cartón sobre los pies de la ciega y se fue.

Por la tarde el creativo volvió a pasar frente la ciega que pedía limosna; su taza estaba llena de billetes y monedas.

La ciega reconoció sus pasos y le preguntó si había sido él, el que re escribió su cartel y sobre todo, qué había escrito.

El publicista le contestó: "Nada que no sea tan cierto como tu anuncio, pero con otras palabras". Sonrió y siguió su camino.

El nuevo mensaje decía: “Hoy es primavera y no puedo verla”

Cambiemos de estrategia cuando algo no nos sale, y verán que puede que resulte mejor de esa manera.

Nadie puede ser esclavo de su identidad: cuando surge una posibilidad de cambio, hay que cambiar.

Las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo.... del miedo al cambio.

"Si haces lo que siempre has hecho, obtendrás los resultados que siempre has obtenido“.

El mundo exige resultados. No les cuentes a otros tus dolores del parto.

¡Muéstrales al niño!


domingo, 26 de mayo de 2013

Error de la maestra

Equivocación afortunada




En el salón de clase había dos alumnos que tenían el mismo apellido: Urdaneta. Uno de los Urdaneta, el más pequeño, era un verdadero dolor de cabeza para la maestra: indisciplinado, poco aplicado en sus estudios y para ñapa era un buscapleitos. El otro Urdaneta, en cambio, era un alumno disciplinado y ejemplar.


Tras la reunión de representantes, una señora de modales muy finos se presentó a la maestra como la mamá de Urdaneta. Creyendo que se trataba de la mamá del alumno aplicado, la maestra se deshizo en alabanzas y felicitaciones y repitió varias veces que era un verdadero placer tener a su hijo como alumno.


A la mañana siguiente, el Urdaneta revoltoso llegó muy temprano al colegio y fue directo en busca de su maestra. Cuando la encontró, le dijo casi entre lágrimas: “Muchas gracias por haberle dicho a mi mamá que yo era uno de sus alumnos preferidos y que era un placer tenerme en su clase. ¡Con qué alegría me lo decía mamá! ¡Qué feliz estaba! Ya sé que hasta ahora no he sido bueno, pero desde hoy me portaré bien”.


La maestra cayó en la cuenta de su error, pero no le dijo nada al pequeño (elevando un agradecimiento a Dios por el afortunado desenlace de su equivocación). Sólo sonrió y acarició levemente la cabeza de Urdaneta en un gesto de profundo cariño. El pequeño Urdaneta cambió totalmente desde entonces y fue realmente, un placer tenerlo en clase.

Las expectativas que abrigamos hacia una persona se las comunicamos y es probable que se conviertan en realidad. Esto es lo que se conoce como Efecto Pigmalión. Según la mitología, Pigmalión, rey legendario de Chipre, esculpió en marfil una estatua de mujer tan hermosa que se enamoró perdidamente de ella. Invocó a la diosa Venus, quien atendió las súplicas del rey enamorado, y convirtió la estatua en una bellísima mujer de carne y hueso. Pigmalión la llamó Galatea, se casaron y fueron muy felices.

El mito de Pigmalión viene a significar que las expectativas, positivas o negativas, influyen mucho en las personas con las que nos relacionamos. De ahí la importancia de tener expectativas positivas de nuestros alumnos. La capacidad de aceptar a los otros como son, y no como quisiéramos que fueran, y de comunicarles dicha aceptación mediante palabras o gestos, es tal vez la principal herramienta para producir cambios positivos en el crecimiento y desarrollo de la persona.


Diferentes tests e investigaciones de Rosenthal han demostrado que las expectativas de los maestros constituyen uno de los factores más poderosos en el rendimiento escolar de los alumnos. Si el maestro tiene expectativas positivas respecto a sus alumnos, se las comunica y logra que estos avancen. Lo mismo si son negativas. Si el maestro está convencido de que sus alumnos -o alguno de ellos- son incapaces, los vuelve incapaces.

Como dice Fernando Savater: “Si piensas que tu alumno es un idiota, si en realidad no lo es, pronto lo será”. Si, por lo contrario, el maestro está convencido de que tiene en su salón un grupo de triunfadores, los vuelve triunfadores. Si el maestro tiene una autoestima positiva, valora su trabajo y se encuentra a gusto consigo mismo, la comunica a sus alumnos. Por el contrario, el maestro amargado, sin entusiasmo ni ilusión, cubre toda la acción educativa con un manto de pesimismo y frena el aprendizaje de sus alumnos.


Evita toda palabra, gesto u opinión ofensiva. (“Eres un inútil; no sabes nada; mal, como siempre…”) Subraya siempre lo positivo, y sobre todo, no dejes nunca de querer a tus alumnos. Querer a los alumnos no es alcahuetearlos ni abrumarlos con ilusorias expectativas que les lleven a imaginar que son el ombligo del mundo. Querer a los alumnos supone interesarse por ellos, por su crecimiento y su desarrollo integral, alegrarse de sus éxitos aunque sean pequeños y parciales y, sobre todo, nunca perder la fe ni la esperanza.