Vistas a la página totales

lunes, 6 de enero de 2014

Tremendo peo



Una mujer joven, muy encopetada ella, entra a la agencia de BMW. Ve un automóvil rojo, del año, que le parece perfecto y se acerca a inspeccionarlo. 

Al agacharse para tocar el interior, se le escapa un rolitranco e' peo, pero de esos bien sonados! Muy afligida, voltea nerviosa para ver si alguien notó su pequeño accidente y… se encuentra con un vendedor con cara de jodedor, parado allí, discretamente, justo al lado suyo.

-Buenos días, Señorita. ¿En qué le puedo ayudar?- le dice el caballero de la agencia con mucha amabilidad.


Muy incómoda y ruborizada por la sonoridad de la flatulencia y disimulando la pena le pregunta con aires de mucha dignidad: "¿Qué precio tiene este hermoso automóvil?"

El vendedor le responde de manera muy pausada, como si disfrutara cada palabra: -"Mi querida señorita, si se le salió un peo al tocarlo, se va a cagar cuando le diga el precio".