Vistas a la página totales

sábado, 8 de marzo de 2014

En el día de la mujer: Carta abierta al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro

"Venezuela es Mujer"


...En el ''Día Internacional de la Mujer''


CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE MADURO

Señor presidente Nicolás Maduro, Venezuela es una mujer como yo, que hoy se siente herida, defraudada, humillada, triste, maltratada... Y hasta violada en sus derechos...yo no sé mucho de política, pero le confieso que a mi edad (muy cercana a la suya) he vivido lo suficiente para entender muchas cosas...
Soy una venezolana criada en un barrio, con valores y deseos de superación como muchas venezolanas y venezolanos... lo que tengo me lo he ganado con el sudor de mi frente, con mi trabajo... desde muy joven combine mis estudios con trabajo para salir adelante... lo único que he heredado en esta vida es respeto, honestidad, amor por mi país, por la gente, lealtad, solidaridad...
Soy una artista que cree fielmente en su país, mujer y madre...  aunque por mi trabajo he viajado por el mundo, siempre he vivido y viviré en Venezuela, porque creo en mi tierra, como el mejor país del mundo... Conozco la pobreza, respeto al rico como al pobre, nunca he militado ni militaré en ningún partido político...
Tengo familiares y grandes amigos afectos al gobierno y opositores, muchos de ellos muy cercanos a usted, incluyendo militares de alto rango, que para no comprometerlos no los nombrare en esta misiva, a los que quiero y respeto mucho...
Creo en la familia, en el vecino, en la justicia, en el joven, en el anciano, en el obrero, en el profesional, en la ama de casa, en la gente, en mi pais... Con mi trabajo, como mucha gente he contribuido con mi patria, trabajé como voluntaria, hace muchos años aportándole a nuestra Constitución, soy una luchadora, como muchas mujeres de este país.
No soy fascista, ni guarimbera, ni escualida, ni pitiyanky, ¡Soy venezolana!!! Desde que tengo mayoría de edad he ejercido mi derecho al voto y he votado por quien para mí ha sido la mejor opción en su momento, o me ha inspirado confianza para dirigir las riendas de mi país y como el azar, unas veces las he pegado  y otras no.
Sr. presidente, hoy me siento confundida y sorprendida, cuando en el alto mando presidencial, se dice que aquí todo está bien... yo vivo en una zona popular de Caracas y tengo familiares y amigos en otras zonas del país de las mismas condiciones que han tenido que salir a manifestar pacíficamente por la inseguridad que los está matando, el alto costo de la vida, la falta de productos de la cesta básica , medicamentos , cansados de hacer largas colas en los abastos y supermercados, yo misma en varias oportunidades lo he hecho.
Y nos hemos encontrado con una GNB sumamente represiva, obstinada, violenta, que atropella y humilla sin necesidad a jóvenes, mujeres y ancianos... y cuando se le pregunta ¿porqué lo hacen??? Responden: ‘‘nosotros recibimos ordenes de arriba, para hacerlo''. Esto es muy triste... le narro lo que yo he vivido. ¡No lo que me han contado! Por supuesto que yo no estoy de acuerdo con la ''guarimba'' ni con la violencia, venga de donde venga... Pero no se puede meter a todo el mundo en el mismo saco, ni juzgar a todos por igual. Se están cometiendo demasiadas injusticias...y ¡usted lo sabe!
¿Cuál es el juego Sr. presidente??? ¿Cuántas muertes más tienen que ocurrir para que usted pare esto? ¿Cuántas ofensas? ¿Cuánta burla? ¿Cuánta mentira? ¿Cuánto maltrato físico y psicológico? ¿Cuánta angustia? ¿Cuánto odio? ¿Cuánto llanto? ¿Cuánto dolor? ¿Cuánta tristeza más?
Cierto que todavía hay miedo, pero también hay mucha gente que ya lo perdió... que prefiere morir con dignidad luchando por una mejor Venezuela.. ¡No le quede duda de eso! La respuesta a todo este desastre está en sus manos… Este siempre ha sido un país de gente buena, solidaria, luchadora, hospitalaria, humanitaria, el mejor ejemplo fue la tragedia de Vargas hace unos años, todos allí apoyándonos y ayudándonos unos a otros…
La violencia desde todo punto de vista es imperdonable, hay un gran porcentaje del país que se opone a todo lo que está pasando… En cualquier familia, cuando unos padres protegen a los hijos que consideran ''buenos'' e ignoran y ofenden a los que consideran ''malos'' aquellos se vuelven ''rebeldes'' con causa... Y son los padres los que tienen la llave para volver a lograr la armonía de ese hogar...
¿Cómo hacemos entonces Sr. presidente, para devolverle la sonrisa, la alegría, el abrazo fraterno entre quienes compartimos el mismo tricolor??? Aunque se quiera tapar el sol con un dedo, la verdad saldrá a la luz...
Hoy  ''Dia Internacional de la Mujer'' Venezuela que es mujer, está herida, con una herida muy profunda… de esas que dejan cicatrices, ¡ojalá y Dios tenga misericordia de ella, para que algún día vuelva a abrir sus alas, para mostrar su rostro de hermosa mujer!!!
Sr. Presidente, la Constitución también es mujer y todos estamos apegados a ella… ¡No lo olvide nunca! ¡Un abrazo fraterno de una mujer venezolana, que lucha, aspira y espera!
Xiomara Vasconcellos