Vistas a la página totales

sábado, 22 de marzo de 2014

OEA


Organización de Estados Americanos

La OEA, es un organismo internacional cuya ocupación básicamente debe ser afianzar la paz y la seguridad en el continente, de prevenir las posibles causas de dificultades y de asegurar la solución pacífica de de los problemas que surjan entre los Estados miembros.

La Organización de Estados Americanos también debe emprender la asistencia solidaria a éstos países en caso de agresión; debe procurar la solución a los problemas políticos, jurídicos y económicos; y debe promover, por medio de la acción cooperativa, el desarrollo económico, social y cultural.

Si estas son las funciones de la OEA… ¿qué caso tiene estar afiliado a esa madriguera?, o mejor dicho, ¿para que existe ese gran elefante blanco? Si en la misma lo que hay es una caterva de animales de rapiña interesados en nuestro petróleo, o en las ingentes bonificaciones que  emite el gobierno espurio de Venezuela a los diferentes embajadores de países aliados para “legitimar” lo ilegítimo.

¿Entonces en qué planeta estamos, mejor dicho en qué continente? Porque se lleva un reclamo de un país afiliado que presenta una altísima inseguridad, con uno de los índices de mortalidad a manos de la delincuencia mayor del mundo, donde no se fomenta el desarrollo interno, donde se derrochan las más grandes reservas petroleras de la tierra, donde la salud, que es un derecho constituido del pueblo, no se toma en cuenta y las personas se mueren de mengua, donde no se respeta ningún derecho del pueblo.

No es posible que la mayoría de representantes de esa organización hayan votado en consenso que aquí en Venezuela no está pasando nada, ¿acaso se volvieron locos? Un país donde la economía está en el más bajo estrato y que el año pasado superó el 56% de inflación económica… ¡la inflación más alta del mundo! y este año ya hubo dos devaluaciones más y ya mismo se concertó un nuevo aumento de precios en la canasta básica. Esto no es comiquita…

Esto no es una protesta,
es una super cola para comprar...
Los venezolanos nos encontramos cada día con mayores dificultades para satisfacer nuestras necesidades más básicas, empezando por el consumo de alimentos, donde hay que hacer enormes colas para adquirir unas pocas unidades de artículos de primera necesidad. Entonces, ¿cómo es pues? ¿Qué es lo que hay que hacer para que al pueblo le presten atención?

A estas alturas ya van más de una treintena de muertos en poco más de un mes y me refiero solamente a los muertos en las protestas del pueblo descontento (no estoy contando los muertos por la violencia delincuencial que a veces alcanzan casi los 2064 víctimas mensuales, según cifras del año pasado), ya hay casi medio millar de detenidos por exigir sus derechos, otros tantos torturados y vejados, y muchos desaparecidos, además todo ello con evidencias.

Ni se diga la televisión,
solo puras novelas rosa
y series televisivas
que nada informan...
Una nación donde los medios de comunicación no informan nada que no les permita el oficialismo, desde hace más de diez años (desde el 2003) hay una censura oficial a los medios informativos, donde se nos lesiona el derecho a tener una información veraz y se ocultan los problemas severos que en realidad están sucediendo en la población. Un país donde todos los poderes del Estado están bajo la bota de un títere que actúa a instancias de las momias gobernantes cubanas.

Acaso esos representantes de gobiernos extranjeros en la OEA no tienen moral alguna o quizá tampoco tendrán familia que les importe y están hechos de la misma sustancia que nuestros flamantes políticos gubernamentales que sólo funcionan accionados como un resorte cuando escuchan la frase: ”¿Cuánto hay y de a cómo me toca?”  ¿No habrá un pajarito de color verde lechuga comprando votos internacionales  a montón?

Individuos sin ninguna conciencia humana que se comportan cual hienas enfluxadas cuando huelen a un animal herido o débil y se lo comen hasta los huesos, ¿Eso puede llamarse civilización o política mundial?

Honestamente me dan pena ajena esas..., como pudiera llamar esas cosas, bueno, digámosle personas, hasta que consiga un nombre más apropiado para no ofender a los nobles animales. Imagino la vergüenza que deben sentir sus hijos si se enteran de que es lo que verdaderamente hacen en esa aberración internacional mal llamada OEA.
Y no quiero ni hablar del mayor de los lagartos, el gran varano de komodo, que no es ningún insulsa, debe ser más bien amargo o peor aún, venenoso como su mordida (¿de cuantos $ dólares $ habrá sido su bocado?), me refiero a su secretario principal: josé miguel insulza. El nombre del dragón de komodo no lleva iniciales en mayúscula, como dictan las reglas de ortografía, porque no se lo merece...

¿A esto llamamos democracia?
Un gobierno que en vez de resolver
se corrompe cada vez más y
cuando el pueblo reclama justicia,
los reprime, tortura y asesina.
Algo si les digo, es posible que a mí como a muchos otros que manifiestan (de cuerpo presente o en sus escritos) el descontento que sienten públicamente, el gobierno ha dicho que tiene una lista que pronto publicará y nos hará responsable por el delito de comunicar la verdad; pues asumo mi responsabilidad y si es el caso, desde dentro de los barrotes seguiré denunciando lo que considero lesivo a mi patria, a muchos se les trata de comprar con mendrugos de pan y cuotas de poder y por falta de dignidad acceden, pero yo no me vendo, pues nací un 23 de Enero, el día que nació la democracia en Venezuela.

Si aflojamos,
perdemos un país...
Al pueblo venezolano les comunico que esta lucha es por nuestro país y no debemos esperar porque ninguna nación se pronuncie, fíjense algo, aunque tanto Estados Unidos como la Unidad Europea abogan por la democracia en el mundo, no dejan de ser pragmáticos. Es decir que, si hay intereses, no tendrán reparo alguno en conservar y promover relaciones con gobiernos de corte dictatorial.

Considero que nuestro petróleo es suficiente incentivo. En Norteamérica siempre han sabido que las cosas han ido mal aquí, desde los mandatos anteriores incluso del fallecido gobernante y nunca rompieron relaciones diplomáticas y menos económicas porque aquí está la gallina de los huevos de oro. ¿Si ven?
  
A esto es que me refiero. Así que estamos solos en esta situación y nos toca a nosotros mismos resolverla. Venezuela no debe depender de Estados Unidos pero tampoco será una colonia de Cuba, Venezuela ha de ser solamente de los venezolanos.
¡La lucha continúa, compatriotas!

© Hernán Antonio Núñez