Vistas a la página totales

lunes, 10 de marzo de 2014

Huellas en la arena


Una noche tuve un sueño. Soñé que estaba caminando por la playa con el Señor y, a través del cielo, como si fuera una pantalla de cine, pasaban escenas de mi vida. Por cada escena que pasaba, percibí que quedaban dos pares de pisadas en la arena: unas eran las mías y las otras del Señor.



Cuando la última escena pasó delante de nosotros, miré hacia atrás, hacia las pisadas en la arena, y noté que muchas veces en el camino de mi vida quedaban sólo un par de pisadas en la arena.




Noté también que eso sucedía en los momentos más difíciles de mi vida. Eso realmente me perturbó y pregunté entonces al Señor: "Señor, Tú me dijiste, cuando resolví seguirte, que andarías conmigo, a lo largo del camino, pero durante los peores momentos de mi vida, había en la arena sólo un par de pisadas.


No comprendo porque Tú me dejaste en las horas en que yo más te necesitaba". Entonces, Él, clavando en mi su infinita y tierna mirada, me contestó: "Mi querido hijo. Yo te he amado y jamás te abandonaría en los momentos más difíciles. Cuando viste en la arena un sólo par de pisadas, fue justamente allí donde te cargué en mis brazos".