Vistas a la página totales

jueves, 27 de marzo de 2014

¿Por qué la gente se grita?



Cuando gritamos la comunicación no es efectiva, porque el mensaje es difuso, el emisor pierde el control, el receptor se predispone y obviamente, lo que queremos expresar no se entiende.

¿Por qué la gente se grita?

Un día un sabio preguntó a sus discípulos lo siguiente: -¿Por qué la gente se grita cuando están enojados?- Los hombres pensaron unos momentos: “Porque perdemos la calma” dijo uno; otro expresó: "para hacernos entender"; un tercero manifestó: "para que nos hagan caso, por eso gritamos”.


-Pero ¿por qué gritar cuando la otra persona está a tu lado?- preguntó una vez más -¿No es posible hablarle en voz baja? ¿Por qué gritar a una persona cuando estás enojado?- Los hombres dieron algunas otras respuestas, pero ninguna de ellas satisfacía al maestro.


Cuando gritamos, perdemos nuestra
esencia y dejamos de ser nosotros mismos...
Finalmente él maestro explicó: -Cuando dos personas están enojadas, sus corazones se alejan mucho. Para cubrir esa distancia deben gritar, para poder escucharse. Mientras más enojados están, más fuerte tendrán que gritar para escucharse uno a otro a través de esa gran distancia-.


Luego les señaló: -¿Qué sucede cuando dos personas se enamoran? …Ellos no se gritan sino que se hablan suavemente, ¿por qué? Eso es porque sus corazones están muy cerca. La distancia entre ellos es muy pequeña-.


Continuó: -Cuando se enamoran más aún, ¿qué sucede? No hablan, sólo susurran y se vuelven aún más cerca en su amor. Finalmente no necesitan siquiera susurrar, sólo se miran y eso es todo. Así es cuan cerca están dos personas cuando se aman-.


Luego el sabio concluyó: -Cuando discutan no dejen que sus corazones se alejen, no digan palabras que aumenten su separación, llegará un día en que la distancia sea tan larga que no encontrarán más el camino de regreso.

"La respuesta suave quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor”.
Proverbios 15:1

Si gritas enseñas a gritar
Es una dura realidad lo
que vemos en la gráfica.
¡No se educa gritando!
Gritar: No te dará más autoridad, sólo infundirás temor.
Gritar: No te hace valiente, por el contrario, te rebaja.
Gritar: No enseña, más bien bloquea a tu interlocutor.
Gritar: Te puedes causar la muerte al subirse la presión.
Gritar: Ni siquiera los animales lo hacen.
Gritar: Es muestra de ignorancia y falta de control.
Entonces, ¿Por qué gritar? 


Fórmula para no pelear de Santa Mónica, madre de San Agustín

Santa Mónica y
su hijo San Agustín.
A mediados del siglo IV d. C., En Tagaste, al norte de África, donde las personas eran sumamente agresivas, algunas mujeres le preguntaban a Mónica porqué Patricio, su esposo, que era uno de los hombres de peor genio en toda la ciudad, y sin embargo, no la golpeaba nunca, y en cambio los esposos de ellas las golpeaban sin compasión. Mónica les respondió: "Es que, cuando mi esposo está de mal genio, yo me esfuerzo por estar de buen genio. Cuando el grita, yo me callo. Y como para pelear se necesitan dos y yo no acepto la pelea, pues... no peleamos". Esta fórmula se ha hecho célebre en el mundo y ha servido a millones de mujeres para mantener la paz en la casa.

Háblame suavemente - Rudy Márquez