Vistas a la página totales

jueves, 13 de marzo de 2014

La Venezuela alrevés




Seguramente los que dicen eso han de ser esos oligarcas, fascistas del pueblo venezolano, porque aquí lo que tenemos es una Venezuela sólida, en la que no hay inseguridad y lo que si hay es medicamentos "como arroz”, la atención médica en los hospitales es excelente, que por cierto hay suficientes en toda el área nacional y están muy bien dotados.

No hay ningún tipo de racionamiento y podemos comprar la comida que queramos, en la cantidad que deseemos adquirirlos, en cualquier establecimiento sin necesidad de hacer colas; jamás se nos va la luz, nunca hay escasez de agua, el camión del gas va todos los viernes a llevarnos la bombona a nuestras propias casas, las calles de toda la nación están en perfecto estado, sobre todo el de las carreteras al interior de la república.

Los altos oficiales de las fuerzas armadas son probos y honorables, la policía y la guardia nacional ya no matraquea, más bien están pendiente de patrullar las calles para asegurar nuestro bienestar, ya casi no hay hurtos, ni se ve un atraco, tampoco hay secuestros, mucho menos homicidios; más bien hay unos señores motorizados de muy buena voluntad que colaboran con la policía llevando mensajes de paz a la población. La única violencia que existe es la que se ve solamente en la TV. Además las cárceles son verdaderas universidades que reinsertan al reo completamente rehabilitado a la sociedad.

Al frente de los poderes públicos del Estado hay gente sin ninguna filiación política, profesionales en sus áreas, gente idónea y honesta a carta cabal, sólo se deben al pueblo al cual le sirven con denuedo y los mismos son garantes de una completa armonía en todos los sectores de la sociedad, cuyo lema es la máxima administración de justicia y equidad para la población.


Los políticos del gobierno son eficientes y decentes, los cargos públicos se otorgan por concurso y méritos probados, en todas las oficinas gubernamentales hay una excelente atención al público al que se respeta mucho. No se aceptan trepadores, ni aduladores y constantemente una comisión compuesta por el alto y medio gobierno junto a líderes del pueblo hacen constantes auditorías, velando por el buen funcionamiento de cada ente gubernamental.

La educación es tomada, como diría Bolívar, como una de nuestras primeras necesidades, porque el gobierno sabe que “un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción”. Aquí se incentiva a los profesionales graduados en nuestra nación a quedarse en el país compartiendo sus conocimientos pues las condiciones son favorables y el  estímulo económico y social es extraordinario.


Por ello es que en materia de educación, ni se diga, es la mejor del mundo y eso es porque los educadores se tienen en muy alta estima por el Estado y son los mejor pagados del mundo, eso los incentiva a impartir una educación de alta calidad, en unas aulas muy bien adecuadas para tal necesidad y en unas edificaciones de primera, además se enseña sobre la práctica y así nuestros jóvenes no se les olvidan las cosas.

Y dígame en los deportes, no hay una olimpíada o un mundial que no arrasemos con el medallero, pero no es que nos robamos las medallas (sobre todo las de oro), como pasaba antes, que nos reconocían por nuestra habilidad para robar, ¡no señor! son ganadas en buena lid y eso pasa porque todas las canchas deportivas están en perfectas condiciones y hay material deportivo de toda índole y a disposición de nuestros muchachos, además de buenos instructores de las distintas disciplinas, a tiempo completo, en cada una de las barriadas.

Nuestra economía va en franco ascenso. De hecho creo que está en uno de los primeros puestos del mundo, mejor que en Dubay, con eso se los digo todo pues. Y va floreciendo porque se ha incentivado la producción agrícola y pecuaria en las zonas rurales del país, aprovechando que nuestras tierras son excelentes para el cultivo de todo tipo y hay sitio de sobra para criar animales para su comercio, abasteciendo no solo a nuestra querida nación sino a los países de toda la América del sur. En nuestras ciudades también tenemos gallineros verticales y cultivos organopónicos en nuestras casas y apartamentos.

El gobierno anunció que prontamente se exportarán verduras, frutas y hortalizas, así como carne de aves, de res, de cerdo y otros animales beneficiados a América del Norte y Centroamérica y a toda la unión europea, con miras a los abastecer a los pueblos tercermundistas y a naciones con mayores necesidades a quienes se les harán concesiones de acuerdo a su pobreza.

Al diversificar el trabajo hacia fuera de las zonas urbanas ha mejorado ostensiblemente la calidad de vida del venezolano y ya no hay aglomeraciones de gente que se viene del interior del país buscando fuentes de trabajo en las capitales, pues empleo hay en toda la nación, geográficamente hablando.

Además ahora el petróleo nacional es nuestro, y no se le regala a ningún país, lo cual quiere decir que todos los venezolanos somos millonarios en $ pero nuestro dinero lo están guardando en el Banco Central y con ello nos va generando intereses que nos harán multimillonarios, ¡que gente más buena tenemos al frente de Venezuela! Es más tenemos el mejor presidente del mundo: profesional, preparado, ecuánime, ponderado, asertivo, justo y con un gran amor por el pueblo, un hombre muy maduro. Quizá nos falten algunas cosas, no lo niego pero podemos decir, a voz en cuello: “TENEMOS PATRIA”.


© Hernán Antonio Núñez