Vistas a la página totales

lunes, 7 de octubre de 2013

Día Mundial del Arquitecto


Hoy, como cada primer lunes de octubre desde 1996, se celebra el Día Mundial del Arquitecto con el lema "Cultura-arquitectura", defendiendo la cultura como motor principal de desarrollo social. Este fue el slogan elegido por la UIA (Unión Internacional de Arquitectos) para celebrar el Día Mundial de Arquitectura este año 2013.

Con esta premisa, la UIA  quiere destacar la multitud de interpretaciones e ilustraciones que reflejan la diversidad, riqueza, imaginación y capacidad de invención de los arquitectos a través de sus diseños y obras.

Por estas razones, la UIA decidió unificar en 1996 el Día Mundial de la Arquitectura con el Día Mundial del Hábitat Humano (organizado por ONU-HÁBITAT), conmemorándose desde entonces el primer lunes de octubre.

La arquitectura juega un papel preponderante en la construcción de sociedades responsables. Aspectos como la sostenibilidad, la eficiencia energética, la ordenación urbana y la adaptación de los proyectos a necesidades sociales específicas hace que la responsabilidad de los arquitectos sea clave para el logro de estos objetivos.

La UIA desea contribuir con sus miembros a la Declaración de la UNESCO titulada: “Situar la cultura en el centro de las políticas de desarrollo sostenible” y aprobada en Hangzhou (República Popular de China) el pasado mes de mayo. Esta declaración aboga por un nuevo enfoque del desarrollo sostenible e exhorta a los gobiernos, a la sociedad civil y a las empresas a sacar el máximo provecho del poder de la cultura para dar respuestas a los desafíos mundiales más apremiantes en materia de desarrollo social: sostenibilidad medioambiental, pobreza e inclusión social.

Momento propicio para discutir un nuevo enfoque del desarrollo sostenible tomando en cuenta la relación entre cultura y arquitectura, tema de permanente debate y pocas propuestas actuales de relevancia.

Un desafío a enfrentar dentro de este mundo globalizado, mirando a las riquezas culturales locales como parte constitutiva de la vida. Porque la producción, uso y concepción del espacio, es un hecho cultural, mediado por un sistema de valores y por una concepción ideológica del mundo y sus relaciones.

El penetrante significado expresivo de imágenes que produce la arquitectura, va más allá de la mera apreciación visual. No sólo definen el espacio percibido, sino que además influyen en esa percepción y en su modo de actuar en los hechos cotidianos, cada vez más alejados de la esencia cultural de sus habitantes.

Toda creación arquitectónica debería contener un lenguaje comunicativo que provoque una reacción favorable en el usuario, motivar al pensamiento, e influir en su vivencia.

Es el tiempo de apuntar hacia todos aquellos aspectos de la vida humana en su realidad local, respetando su contexto natural y edificado, en que predomine lo tangible, lo sensible, lo sensual, lo visual, lo imaginativo, lo poético. Un modo de conocimiento e interpretación de lo real, a través de la comprensión profunda.

En resumen, aceptar con conciencia la coexistencia del lugar con un sistema de valores, de expresiones y comportamientos concatenados, que provoquen situaciones claramente identificables para el diseñador, el responsable de la expresión espacial.

Para leer la declaración completa realizada en el Congreso  de Hangzhou ingresa aquí