Vistas a la página totales

sábado, 5 de octubre de 2013

Día Mundial del Profesor


Hoy, 5 de octubre se celebra el Día Mundial del Profesor, como cada año se va venido haciendo desde 1994. Esta fecha es una oportunidad para que la Unesco y la Internacional de la Educación (EI) celebren la profesión y promuevan las normas de la misma a nivel mundial. Su norte es poder garantizar que todos los educadores reciban el apoyo gubernamental necesario para que sean capaces de atender las necesidades de las venideras generaciones en materia educativa, científica y cultural.

Me gustaría hablar un poco más del porqué de esta fecha y su conmemoración, de lo lindo de esta profesión, de la importancia de poder enseñar adecuadamente a nuestra población, sobre todo a nuestros hijos, pero la realidad actual me obliga a comentar lo que acontece con nuestros educadores.

Es triste que después de haberse preparado adecuadamente en instituciones bien acreditadas, como, por ejemplo, la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEl) y la Universidad Central de Venezuela (UCV) entre otros, y estos profesionales de la enseñanza van, con gran vocación y muchas esperanzas a entregar alma, vida y corazón al futuro de la patria, como lo es nuestra juventud y se consigan con sueldos miserables, que escasamente llegan a satisfacer las necesidades básicas.

La insuficiente remuneración es la principal problemática de los profesores del país, la falta de reconocimiento de la importancia del rol de los educadores por parte del gobierno es otro de los problemas con los que se enfrentan diariamente la mayoría de los maestros de América Latina y muy especialmente aquí en Venezuela. La principal causa de esta situación es la minúscula atención que el ente gubernamental presta al sector educacional.

Los maestros y profesores nacionales se han mantenido en pie de lucha desde hace meses en la búsqueda de sus reivindicaciones, aun cuando han hecho una tregua con el sector oficial, no quiere decir que les han solucionado el total de sus necesidades, más bien lo han hecho más por vocación y por no dejar a los muchachos sin clases y ociosos.



Robert Rodríguez, secretario de Reivindicaciones y Seguridad Social de la Asociación de Profesores de la UPEL, dijo que un docente instructor a dedicación exclusiva gana 423,3 dólares al mes ­calculado con el dólar a 6,30 bolívares­ (ah, pero todos sabemos que en Venezuela el dólar está muy por encima de los 40 bolívares, hoy día). Esa cantidad, en comparación con los salarios de otros países, es deficitaria. En Canadá, señaló, los docentes ganan 9.485 dólares.

Un profesor instructor gana 2.677 bolívares al mes, y un profesor titular, 4.845 bolívares, de acuerdo con un tabulador publicado por la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios.

“Nos declaramos en conflicto por esta situación. Se trata de algo humanitario: los profesores tienen entre dos y tres empleos para sobrevivir”, destacó. En diciembre solicitaron al Ministerio de Educación Universitaria que hicieran un aumento para adaptarse a la inflación.

“La ministra Yadira Córdova se negó y ahora hay un sindicato oficialista con el que discuten un convenio para todos los trabajadores. Nosotros no hemos participado. Algunas asociaciones han sido invitadas, pero sin derecho a voto”, señaló Rodríguez.

El gremio también exige que se paguen otras deudas, como la que se generó entre 2004 y 2005 por la aplicación incorrecta del tabulador de ajuste salarial de la Oficina de Planificación del Sector Universitario.

Migración

Una de las cosas que más le preocupa al dirigente gremial es la diáspora de los profesionales de la docencia. Señaló que hay una migración silenciosa: los profesores universitarios se van a otros países donde los valoran más. “Hay una fuga de educadores por las malas condiciones laborales”, dijo.


En la UPEL, agregó, más de la mitad de los concursos docentes del año pasado se declararon desiertos: “Hubo algunos en los que no se inscribió nadie”. Justamente por esa asfixia, dijo Rodríguez, los profesores harán asambleas, y movilizaciones dentro y fuera de la institución. “Esto no significa que convocaremos a un paro de actividades en este momento, pero no descartamos ninguna acción a futuro”.