Vistas a la página totales

miércoles, 12 de febrero de 2014

Día de la Juventud



Hoy, 12 de Febrero, celebramos en Venezuela el “Día de la Juventud”, en conmemoración a la Batalla de La Victoria, ganada en 1814 por José Félix Ribas junto a jóvenes del Seminario y de la Universidad de Caracas.

El 10 de febrero de 1947 la Asamblea Constituyente decreta que se celebre éste fecha como el Día de la Juventud en Venezuela “en reconocimiento a los servicios hechos a la república por los jóvenes”. Por tal festividad felicito a todos los jóvenes en su día, esos luchadores que cada día se esfuerzan por lograr sus propósitos.

La batalla de la Victoria, comenzó antes de las 8.00 de la mañana y a las 5.00 de la tarde aún no se había decidido por ningún bando. Finalmente, cuando ya empieza a oscurecer y los patriotas están más comprometidos resistiendo los ataques de Morales, aparece Vicente Campo Elías con un valioso refuerzo de 220 soldados, lo cual fue suficiente para que con el empuje de Mariano Montilla, Cedeño, los hermanos Padrón, Campo Elías y el propio Ribas, se obtuviera el espléndido triunfo es esa localidad del estado Aragua.

En esta Batalla de La Victoria los estudiantes reclutados por Ribas pusieron muy en alto el entusiasmo, el valor y el patriotismo de la juventud venezolana que supo escribir aquí una página gloriosa de nuestra historia patria.



Hoy día nuestros jóvenes estudiantes y la sociedad civil que los acompaña también dejan sentir su voz al protestar de manera pacífica en marchas de calle, en todo el país, por distintos motivos que aquejan al ciudadano, como es: la gran inseguridad que vive el pueblo, la violencia desatada, la falta de sitios de trabajo dignos, la escases de vivienda, la falta de dotación de escuelas públicas y canchas deportivas, las mejoras en el sistema educativo, el paupérrimo sistema de salud nacional, la corrupción política, militar y policial, el desabastecimiento de artículos de primera necesidad, la escases de divisas para adquirir artículos del extranjero, la mala administración en los servicios públicos tales como el suministro de agua potable, las continuas fallas del servicio eléctrico, la irregular y escasísima entrega de bombonas de gas doméstico, la ineficacia de todos los entes que integran el poder moral venezolano, el poder ejecutivo, etc.