Vistas a la página totales

domingo, 15 de diciembre de 2013

3er. Domingo de Adviento


Tercer domingo de Adviento

La corona al iniciar la liturgia deben estar encendidas la primera y la segunda vela de la corona. Crear un ambiente recogido, con poca luz. Es recomendable colocar una imagen de la Virgen al lado de la corona, con un cirio a sus pies. De este cirio se puede tomar la llama para encender la tercera vela de la corona.

ENTRADA
Se entona algún canto. Saludo.



Guía: En el nombre del Padre y del Hijo Y del Espíritu Santo.

Acto de Contrición

Guía: Reconozcamos ante Dios que somos pecadores.
Todos:
Yo confieso ante Dios Todopoderoso
y ante ustedes, hermanos,
que he pecado mucho
de pensamiento, palabra, obra y omisión:
por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.
Por eso ruego a Santa María, siempre Virgen,
a los ángeles, a los santos y a ustedes, hermanos,
que intercedan por mí ante Dios, nuestro Señor. Amén

LITURGIA DE LA PALABRA.

Lectura de la Primera carta a los Tesalonicenses 5, 23:

“Que el propio Dios de la paz los santifique, llevándolos a la perfección. Guárdense enteramente, sin mancha, en todo su espíritu, su alma y su cuerpo, hasta la venida de Cristo Jesús, nuestro Señor”. Palabra de Dios.
Breve pausa para meditar. 

Reflexión.


Guía: Los hombres de hoy no verán en persona a Cristo en esta Navidad. Pero sí verán a la Iglesia, nos verán a nosotros. ¿Habrá más luz, más amor, más esperanza reflejada en nuestra vida para que puedan creer en Él?


ENCENDIDO DE LA VELA. Oración.
Juan El Bautista nos
anuncia la "Buena Nueva"

Guía: En las tinieblas se encendió una luz, en el desierto clamó una voz. Se anuncia la buena noticia: ¡El Señor va a llegar! ¡Preparen sus caminos, porque ya se acerca! Engalanen su alma como una novia bien vestida el día de su boda. ¡Ya llega el mensajero! Juan Bautista no es la luz, sino el que nos anuncia la luz.



Cuando encendemos estas tres velas cada uno de nosotros quiere ser antorcha tuya para que brilles, llama para que calientes. ¡Ven, Señor, a salvarnos, envuélvenos en tu luz, caliéntanos en tu amor!

Padre Nuestro

Guía: Unidos en una sola voz digamos:

CONCLUSIÓN.
Guía: Ven, Señor, ¡haz resplandecer tu rostro sobre nosotros!
Todos: Y seremos salvados. Amén


Este 3er domingo de Adviento es el domingo de la alegría