Vistas a la página totales

miércoles, 24 de abril de 2013

A Jesús Crucificado




A ti corriendo voy, brazos sagrados,
en la cruz sacrosanta descubiertos,
que para recibirme están abiertos,
y para no castigarme están clavados.







A ti, divinos ojos eclipsados,
de tanta sangre y lágrimas cubiertos,
que para perdonarme están despiertos
y para no confundirme están cerrados.







A ti, clavados pies para no huirme;
a ti, cabeza baja, por llamarme;
a ti, sangre vertida para ungirme;
a ti, costado abierto quiero unirme;
a ti, clavos preciosos quiero atarme
con ligadura dulce, estable, firme.




(Juan M. García T.) poeta colombiano