Vistas a la página totales

miércoles, 24 de abril de 2013

La ancianita desconsolada





Hoy, paseando por el centro de Caracas, observé una señora como de unos 80 años, sentada en un banco de la plaza Bolívar, llorando desconsoladamente.




No me aguanté y acercándomele le pregunté qué le pasaba. Entre lágrimas y gemidos me contestó: “En casa tengo un marido de 32 años. Me hace el amor todas las mañanas. Se levanta y me hace un desayuno con arepas, huevos revueltos, frutas frescas y café recién colado con leche batida”.


Un poco sorprendido, le dije: - Bueno, y entonces ¿por qué está llorando?
Y ella prosiguió: “Al mediodía, me hace sopa casera con bastantes verduras, a veces ensaladas variadas y mis galletas favoritas. Después de digestión me hace el amor a media tarde”.




Ya verdaderamente extrañado, insistí: - Eso está muy bien señora, pero ¿por qué está llorando?  Y prosiguió – “Y para la cena me hace comidas gourmet, con vino y todo y encima mi postre favorito. Y cuando terminamos de comer, me hace el amor hasta la madrugada... ¡¡todas las noches!!”





- ¡Pero eso es perfecto mi doña! y entonces qué tiene eso de malo, ¿por qué llora de esa manera? - Y la señora, con un llanto incontenible me dice:







“¡¡¡Es que no me acuerdo donde vivoooooooo, Buaaaahhh!!!"