Vistas a la página totales

jueves, 25 de abril de 2013

El Clavadista

(En lugar de saltar, se arrodilló)

Un joven, estudiante universitario, que fue criado como ateo, estaba entrenando para la disciplina de salto ornamental a nivel olímpico.

La única influencia religiosa que recibió en su vida le llegó a través de un amigo católico. El deportista no prestaba mayor atención a los sermones de su amigo, aunque los escuchaba con frecuencia.

Una noche fue a la piscina de la universidad donde estudiaba y practicaba. Las luces estaban todas apagadas, pero como la noche era clara y la luna brillaba, el deportista se animó a practicar.

El joven se subió al trampolín más alto, en donde se colocó de espalda a la piscina al filo de la rampa y extendió sus brazos. Al hacer esto, vio su propia sombra reflejada en la pared. La sombra de su cuerpo tenía la forma exacta de una cruz.

En lugar de saltar, se arrodilló y con mucho fervor, le pidió a Dios que entrara en su vida. Mientras el joven oraba, el personal de limpieza ingresó y encendió las luces.

...¡Habían vaciado la piscina para repararla!