Vistas a la página totales

miércoles, 24 de abril de 2013

Mayor susto


Hoy me viene a la memoria, una vez que venía hacia Caracas luego de visitar mi familia en Guacara, Edo. Carabobo, por la autopista Regional del Centro y mi pobre carro Fiat se accidentó; me orillé en el hombrillo esperando que alguna alma caritativa me auxiliara, ...efectivamente, como a los 20 minutos pasó un Mercedes Benz Kompressor color negro, impresionante, como a 190 km/h por donde yo estaba estacionado.



Aun a esa velocidad logré ver que era una joven, muy linda por cierto (como pude darme cuenta posteriormente), el Mercedes retrocede hasta donde estaba accidentado mi carrito y mas que pedirle, le rogué si podía remolcarme, a lo que accedió (estaba de suerte).


Pero le dije, por favor, que no corriera mucho, porque sino el Pepón (mi Fiat blanco) y yo, iríamos a parar al carajo viejo. En eso quedamos, que yo le iba a hacer cambio de luces cada vez que sintiera que el Mercedes estuviera avanzando muy rápido.


La joven tenía en su maletero un cordel de nylon casi transparente y extrafuerte, (obviamente importado), enganché ambos vehículos y me subí al Pepón, le hice señas de estar listo y en seguida la joven comenzó a remolcarme con su lujoso, hermoso y potente carro. 


Así íbamos y cuando notaba que excedía la velocidad, le hacía cambio de luz (lo pongo en singular a propósito, porque para variar, solo funcionaba un solo faro del Pepón).


En eso veo que un Porsche Carrera GT, gris plomo, vidrios polarizados, con una linda morena de afro, se emparejó con la joven que amablemente me remolcaba y le roncó el motor al lado del Mercedes. 


La hermosa damisela que me estaba remolcando, como que se le olvidó que llevaba un carro amarrado, se picó y hundió el pie en el acelerador, ¡no lo podía creer! a mí se me pusieron de corbata, …120, …130, …150, …190, …210, …240, …260 km/h.


Yo iba rezando más que una monja en convento, pálido y más cagao que palo de gallinero, haciendo un ultimo recuento de toda mi vida, cambiando luces como trastornado, tocando la corneta que de todas maneras no sonaba, y el par de locas del coño, parejitas, …cabeza a cabeza, ninguna se dejaba!!!



Pasamos por un peaje de la Guardia Nacional, como botellazo de puta, que gracias a una arrechera de Chávez ahora no se paga, tan rápido que las mujeres ni siquiera vieron al guardia que midió la velocidad de 270 km/h. con su pistola de radar, según me enteré después.


El guardia avisa por radio al próximo puesto de control, cerca del fuerte Tiuna: -¡Atención, atención! Acaban de pasar 2 damas, una en un Mercedes Negro, modelo Kompressor y la otra en un Porsche Carrera GT gris plomo, haciendo piques en la Autopista Regional del Centro, sentido hacia Caracas, a más de 270 km/h, y créanme compañeros, …les juro por mi madre, por mis hijos y por mi trabajo, que detrás de esos carros lujosos, chupándole el aire al Mercedes, va un güevón en un fiat blanco, haciéndoles cambio de luces para que lo dejen pasar!!!


CSM, mayor cagueta, Dios mio! …Ja ja ja ja!