Vistas a la página totales

viernes, 14 de junio de 2013

Donar Sangre

¿Porqué es importante y necesario donar sangre?

Es importante donar sangre porque la misma es imprescindible para la vida de otros que la necesitan. La sangre humana es tan compleja que nadie, ningún científico, la ha podido reproducir de manera artificial. La sangre solo se puede obtener de otras personas a través de la donación, de ahí que los donantes jueguen un papel muy importante. Todas las personas con unas condiciones físicas mínimas y con un corazón generoso pueden donar sangre sin perjuicio para la salud. Es más, produce beneficios al donante.

Los beneficios de donar sangre son múltiples, aparte de la satisfacción de estar haciendo una muy buena labor social, también tiene beneficios para nuestro propio organismo, a continuación se las enumeramos:
  • Se ha convertido en una parte imprescindible en la actual asistencia sanitaria.
  • El acto voluntario de la donación de sangre representa una actitud responsable y solidaria.
  • El organismo del donante se ve beneficiado además por la renovación de las células sanguíneas.
  • La práctica permite una mayor oxigenación de los órganos y tejidos.
  • Las personas donantes corren menor riesgo de sufrir infartos cardíacos.
  • La donación de sangre de una sola persona puede salvar hasta incluso tres vidas.



Cuando donamos sangre nos satisface el ser responsable y solidario con nuestro prójimo, incluso la propia familia que puede necesitarla. Los bancos de sangre la procesan y la fraccionan para obtener componentes distintos como el concentrado de glóbulos rojos, de plaquetas y de plasma. Cada uno de estos componentes resuelve una situación vital para otra persona.

Al donar sangre se extraen aproximadamente 450 ml de sangre y al hacerlo el organismo, y más precisamente la médula ósea, recibe esa información y empieza a producir más glóbulos rojos y blancos de una manera más activa de lo normal, lo cual oxigena los órganos y tejidos. Donar sangre permite unos niveles de hemoglobina estables, especialmente en personas que viven en latitudes muy altas y frías donde el oxígeno es más concentrado.

Es una falacia que los donadores engordan. El proceso de donación de sangre no tiene ninguna relación con el metabolismo. Este prejuicio pudo haber surgido porque anteriormente no se daba la información completa y las personas creían que después de donar sangre debían comer más para “reponerse”. Eso es un error.

El proceso de donación sanguínea se llama flebotomía y puede durar hasta minutos, desde que la persona ingresa hasta que sale.

Por su carácter vital, podría costar miles de bolívares, pero gracias a la generosidad de los donantes y al manejo que dan bancos de sangre como los de la Cruz Roja, es posible obtenerla cuando se presenta una emergencia, con el compromiso de que se repongan esas unidades con nuevos donantes y pagando una suma mínima, sólo representativa, que ayuda a subsidiar los exámenes y procesos a los que es sometida antes de considerarse óptima para trasfundir.

Con las campañas de donación se logran que las personas se sensibilicen y en algunos casos que respondan de manera positiva, esto permite que crezcan las reservas de los bancos de sangre. Sin embargo, el objetivo final es crear una cultura de la donación de sangre. Se trata de convertir la donación en un hecho habitual, periódico en la vida de los ciudadanos y no esperar a que se presente una emergencia familiar, situación donde las personas advierten la importancia de donar.

Quienes más requieren sangre son las personas que padecen enfermedades crónicas como hemofilia, mieloma múltiple, leucemia o quienes reciben tratamientos de radioterapia o quimioterapia en los que se produce una gran pérdida de células sanguíneas. También quienes están expuestos a intervenciones quirúrgicas complejas, han sufrido accidentes, hemorragias durante el parto o quemaduras graves en sus tejidos, es decir, casi todos los seres humanos.

Los hombres pueden donar cada tres meses y las mujeres cada cuatro meses, porque ellas tardan un poco más en recuperar sus niveles de hemoglobina debido a la presencia de la menstruación. Para cubrir las necesidades de sangre en un país se necesita que al menos 3% de su población sea donante y en Venezuela ese índice no se alcanza. En el mundo, 80% de los habitantes viven en los denominados países en desarrollo, en estos se recoge aproximadamente 45% del suministro mundial de sangre.

Para que la sangre sea idónea se requiere unas condiciones iniciales del donante la cuales son similares en todos los bancos de sangre, cuando la persona ingresa responde un test escrito sobre su historia personal y en algunos casos el personal de salud le pregunta sobre situaciones puntuales.

En cuanto a los exámenes que se hacen a las muestras, existe un estándar de cinco pruebas: VIH, hepatitis B y C, sífilis y enfermedad de Chagas. A estas, la Cruz Roja Venezolana adiciona dos exámenes más, core para hepatitis B y HTLV.

Se requieren ciertas condiciones para donar, además de los requisitos mínimos, no debe haber fumado ni consumido nada de licor al menos seis horas antes, no estar en tratamientos de mesoterapia ni otros dermatológicos que incluyan medicamentos como Isoface. No deben donar personas con diabetes, epilepsia, enfermedades graves, enfermos de hepatitis B o C, Sida, VIH, sífilis y todas aquellas enfermedades que se transmiten por la sangre, tampoco personas que convivan en el mismo domicilio con enfermos de hepatitis B o C.

Requisitos mínimos para ser donantes de sangre:
  • Tener entre 18 y 65 años.
  •  Pesar mínimo 50 kilos.
  • Encontrarse en condiciones óptimas de salud el día de la donación (sin fiebre, gripe o malestar).
  • No haber estado en zona de malaria en el último año.
  • No haberse sometido a cirugías, liposucciones, tatuajes y piercings durante el último año.
Tipos de sangre en el mundo
  •  15% es RH negativo
  •   85% de la población es Rh Positivo.
  •   Por su grupo: A, B, AB y O; y por su factor Rh: positivo o negativo. De la combinación de ambas se obtienen los ocho tipos de sangre: A+, A-, B+, B-, AB+, AB-, O+, O-
El tipo AB+ es el receptor universal (cualquier persona le puede donar) y el tipo O- es el donador universal (puede donarle sangre a cualquier persona). Las personas con factor Rh positivo pueden recibir donaciones de los que tienen un factor Rh positivo y factor Rh negativo. Pero las personas con factor Rh negativo únicamente pueden recibir sangre de los donantes con factor Rh negativo.