Vistas a la página totales

miércoles, 12 de junio de 2013

El vaso de agua sucia

Una alumna de un colegio faltó a clases por una semana. Otra compañera empezó a rumorear que la primera no asistía a clases porque estaba embarazada y se estaba practicando un aborto.

La maestra escuchó los comentarios y llamó a la muchacha a su oficina y le dijo: -por favor, tráeme un vaso de agua bien lleno-. La estudiante se lo trajo, la maestra le dijo: -tira toda el agua... al piso-, la muchacha titubeó, pero al final obedeció.

Después de derramada el agua en el suelo, la maestra le dijo: -ahora, recoge el agua del piso y ponla en el vaso-. “no se puede”, dijo la alumna, y la maestra le repitió: -hazlo-; la alumna, con paños y servilletas, recogió todo lo que pudo y sólo alcanzó a llenar medio vaso de agua, además estaba sucia.

La maestra le dijo a la alumna: -así es como ha quedado la fama y el honor de tu compañera. Aún cuando quieras reparar el mal que has hecho, no podrás hacerlo totalmente-.

¡Tu compañera faltó a clases porque estaba en el entierro de su padre, que falleció hace unos días!

Con cuánta facilidad, hablamos sin saber verdaderamente la realidad de las cosas y sobre todo desconociendo la esencia sagrada de las personas que nos rodean…

Qué inconsciencia mas grande, hacernos eco de rumores destructivos y malsanos… ¡Seamos más humanos, más solidarios!