Vistas a la página totales

viernes, 10 de mayo de 2013

Salvavidas


Una vez fui a una playa de Barlovento y cuando nadaba me dieron dos calambres (uno en cada pierna), tragué mucha agua, ...gracias a Dios que algunos nadadores locales lograron ponerme en la playa totalmente extenuado, pero a salvo.

En mi delirio, tuve como una visión con esta imagen (abajo en la foto), y me dije a mi mismo: ¡Mi mismo, así si te vas a recuperar! 



En eso escuché que venían los salvavidas, y al abrir los ojos emocionado, vi que mi sueño se esfumaba, ...eran dos enormes negros, como de 2 metros cada uno, con todas las intenciones de reanimarme...



Hice de tripas corazón... me levanté arrechísimo de la arena y me fui corriendo de allí!!!