Vistas a la página totales

jueves, 16 de mayo de 2013

Jesús toca la puerta


Hace mucho tiempo, un gran pintor término de hacer su último gran trabajo, entusiasmado por haber terminado al fin su pintura espero impaciente hasta que llegó el tan ansiado  día de la presentación al público.

Ese día asistieron las autoridades locales, fotógrafos, periodistas, y mucha gente conocedora, pues se trataba de un famoso pintor. Llegado el momento tan esperado, se quito la tela que cubría el cuadro. Al ver tan hermoso cuadro, en la multitud hubo un caluroso aplauso.

En el cuadro estaba pintada  una impresionante figura de Jesús tocando suavemente la puerta de una casa. Jesús parecía vivo. Con el oído junto a la puerta, parecía querer oír si adentro de la casa alguien le respondía.

Hubo discursos y elogios. Todos admiraban aquella preciosa obra de arte. No obstante, uno del público muy curioso, encontró una falla en el cuadro. La puerta no tenía cerradura.

Y fue a preguntar al artista: “Su puerta no tiene cerradura,  ¿Cómo se supone que se abra?” -Así es,- respondió el pintor. -Porque esa, es la puerta del corazón del hombre, solamente se abre por dentro”

Apocalipsis 3:20

“Mira que estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré, y cenaré con él, y él conmigo.”