Vistas a la página totales

lunes, 20 de mayo de 2013

El tesoro bajo tierra

Un labrador oyó un ruido bajo la rueda del rastrillo de su arado. Miró con curiosidad y descubrió semienterrado un cofre lleno de monedas de oro.

¡Qué suerte! Lo tomó y lo enterró profundamente en su jardín. "¿Qué hacer con eso?" se preguntó. Se imaginó todo lo que podría comprar y decidió... podría comprar cualquier cosa para resolver su vida.

Este cofre lleno de monedas de oro sería su seguridad en caso de una dura temporada.

Y tal seguridad cambió su carácter: de precavido llegó a ser relajado, de gruñón pasó a ser agradable y eliminó su intolerancia, de hecho, vislumbró una vida hermosa y feliz, sabiendo que aunque llegaran tiempos duros, podría hacerle frente.

Sus últimas horas llegaron y antes de morir, reunió a sus hijos y les reveló su secreto. Murió pocos instantes después.

Al día siguiente, sus hijos cavaron en el lugar indicado, encontraron el cofre, pero ¡qué sorpresa, ¡estaba VACÍO! Pues las monedas habían sido robadas al labrador desde hacía más de 10 años.

¿Qué es entonces lo interesante de esta historia? Es ver que no es el hecho de ser rico lo que le dio la seguridad y felicidad, sino la IDEA de que tal riqueza y felicidad existían. No es el hecho en sí mismo, sino su interpretación…

Cuando tengas una idea que te haga sentir mal, piensa en esta historia!

¿Es realmente el hecho en sí mismo el que lo hace ser malo, o el poder que tú le otorgas a esos pensamientos?

Esta historia te dará otras lecciones, pero sobre todo, la de recordarte ese poder que tienes en cada momento de cambiar tus pensamientos de negativos a positivos…

Autor desconocido